El municipio cerraría el 2009 con 11 puntos menos para sueldos que al comenzar la gestión

La partida sueldos se llevaría $ 27,5 millones más que lo que establece el tope del 60% sancionado por el Concejo Deliberante. Aun así, es fuerte la reducción (11 puntos) en salarios en comparación a la estructura del gasto que la actual administración recibió de la anterior gestión.
Todo indica que el cierre de la primera mitad de la actual gestión municipal no será lo glamorosa que imaginaba Daniel Giacomino pero tampoco lo espantosa que relata su ex sponsor y hoy acérrimo enemigo, Luis Juez.

Un 2008 signado fiscalmente por el conflicto con el campo y el 2009 impactado por la crisis económica global, fueron un inicio que está en las antípodas de lo que fue el anterior período institucional, con una expansión constante de los recursos: el presupuesto 2003 fue de 350 millones de pesos y el 2007 de casi 1.200 millones, por citar los números más significativos de aquel momento de bonanza.

Pero no todo ha sido tan penoso: hay señales que marcan dos años venideros de relativa mejora e indicadores de que la ciudad podría comenzar a domar el desbordado gasto en sueldos que tiene la Municipalidad de Córdoba desde la explosión de su planta de empleados en 2003-2007.

Por ejemplo, es muy probable que 2009 cierre con una dedicación a sueldos muy cerca de la meta planteada por Giacomino y refrendada por el Concejo Deliberante: 60% (el programa es gradual y prevé 55% para 2010 y 50% para 2011).

Según los ingresos municipales y lo destinado a sueldos hasta el 30 de noviembre, más las proyecciones de recaudación de diciembre -estacionalmente, el mejor mes para la caja municipal-, la meta quedaría desbordada pero apenas en 1,9%.

A 30 de noviembre, los ingresos totales -lo único que no se contabiliza es el crédito en enero de $ 60 millones del Banco Nación- ascendieron $ 1.300.451.000, mientras que los gastos en sueldos totalizaron $ 833.691.467. Esto da una relación del 64,1%.

En noviembre, los ingresos treparon a

$ 111.031.000 (propios

$ 66.257.000, coparticipación $ 40.574.000 y ayuda alimentaria nacional $ 4.200.000), mientras que los salarios dieron cuenta de $ 68.500.000 (69%).

Pero diciembre es, estacionalmente, el mejor mes del año. Una proyección razonable indica que los ingresos rozarán los $ 150 millones, amén de que se espera la llegada para este mes de $ 20 millones comprometidos por la Nación. De esta manera, el ciclo anual se cerrará con ingresos totales en $ 1.470 millones o una cifra muy similar.

Si se tiene en cuenta que los gastos de sueldos en noviembre sólo treparán $ 500 mil por encima de la del mes pasado (en noviembre el aumento fue una suma fija de $ 300 por empleado y en diciembre el 13%, también no remunerativo, sobre el básico), la Municipalidad terminará gastando en sueldos $ 911.391.467.

Entonces, $ 1.470 millones de ingresos y $ 911.391.467 en sueldos, significa una relación del 61,9%. Ese 1,9% expresa, en valores absolutos, $ 27,5 millones, una suma significativa en el actual contexto financiero del municipio. Sin embargo, la reducción realizada en sueldos debería levantar un poco la autoestima de la administración municipal.

Valga recordar, por lo menos, el desparpajo con que Juez reconocía el crecimiento de la planta de empleados municipales y la dedicación a sueldos, y la valoración propia que hacía y hace de su gestión. Es que si debiera proporcionar su juicio a sus hechos con el mismo ánimo con el que las actuales autoridades se defienden a sí mismas, el ex intendente debiera hacerse el hara kiri en la Plaza San Martín.

Comentá la nota