El Municipio de Carlos Vignolo desconoce un convenio vigente

Luego de que el Ministerio de Hacienda de la Provincia hiciera público el envío de una nota a la Municipalidad de Corrientes, para solicitar la rúbrica de las autorizaciones que permitirán a los expertos de la Unidad Ejecutora del Programa de Mejoramiento Barrial (Promeba) el inicio de las obras que demandan al menos cinco barrios de la ciudad, el intendente capitalino se mostró sorprendido y dijo desconocer la existencia de tal solicitud.
Al mismo tiempo, en el marco de una rueda de prensa, pidió acceder al contenido del convenio para luego firmarlo en público.

Consultados al respecto, referentes de los equipos técnicos de la Unidad Ejecutora Provincial, que son a la vez coordinadores del programa, recordaron que el convenio marco para la instrumentación de las obras ya se ha firmado convenientemente, y que lo que resta ahora es la autorización del proyecto de urbanización que desde el 8 de octubre se encuentra en el Municipio.

El convenio ya está listo y los veedores de todas las partes designados, pero resta la autorización municipal para que las obras puedan instrumentarse.

Por eso mismo el propio ministro de Hacienda, Sergio Tressens, rubricó una misiva en la que requiere la intervención del jefe comunal para poder "dar comienzo a las soluciones necesarias e indispensables para todas las familias beneficiarias que se encuentran en el área de intervención del Programa".

No obstante esto, el intendente expresó una queja porque la documentación requerida ingresó por Mesa de Entadas sin que nadie le acerque lo que llamó un "aviso previo", según dijo ante los medios.

Ante este acontecimiento, inadmisible desde el punto de vista institucional, el Ministerio de Hacienda recuerda que no es responsable de la falta de comunicación interna dentro del Municipio. Mucho menos puede inmiscuirse para alertar a los administrativos de la comuna que deben reportar ante sus superiores la existencia de un expediente que prevé una inversión millonaria para revertir el estado de abandono que registran barrios como La Olla, Irupé, Ongay, San Jorge y Paloma de la Paz, donde además viven más de 2 mil familias que ahora, además de ser rehenes de una situación de marginalidad, lo son de una especie de desmanejo interno que aparta al jefe comunal de información vital para la marcha de su gestión.

Según sus dichos, el intendente lamenta que el Ministerio de Hacienda haya cumplido con su obligación de presentar la documentación necesaria por la vía legal correcta. Pretende más bien que se lo ponga en autos de una situación que es responsabilidad de sus propios empleados.

Por ello, desde el Ministerio de Hacienda recuerdan al señor intendente que es el Gobierno de la Provincia, que a través de la Unidad Ejecutora del Promeba, la entidad que coordina, formula, ejecuta y evalúa este programa, tal lo hecho ya en varias localidades del interior. El Municipio debe autorizar el inicio de las obras como responsable de los terrenos, y luego permitir la realización de los trabajos para aprovechar la inversión que desde luego esa institución no está en condiciones de afrontar.

Por este medio, finalmente, el Gobierno de la Provincia deslinda responsabilidades, pues no será por el desconocimiento comunal que este programa pueda zozobrar en un futuro, y con ello el saneamiento urbano, social y ambiental de la zona incluida en el plan.

Comentá la nota