El municipio busca desalojar terrenos para viviendas en Charata

El municipio busca desalojar terrenos para viviendas en Charata
CHARATA (Agencia) —El Ejecutivo municipal y el Concejo buscan acordar en buenos términos el desalojo de terrenos fiscales lindantes al barrio Aipo, para cederlos a la empresa constructora de las viviendas que fueron comprometidas por el Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda para Charata. Es una carrera contra reloj, porque la compañía necesita definir el lugar donde edificará las casas para presentarse a la licitación.
El concejal Walter Capogrossi (PJ) reveló que varios ediles mantuvieron el miércoles una reunión con el intendente Miguel Tejedor para analizar el tema. También recorrieron algunas de las quintas ocupadas frente al barrio Aipo y dialogaron con las familias residentes allí. “La empresa que licite la construcción de viviendas tiene que presentarse con un compromiso de compra de terrenos fiscales para la edificación”, explicó. Al respecto, contó que el municipio tiene la propiedad de varias “quintas fiscales”, pero todas están ocupadas por familias.

“En el 2006, todas las quintas fueron declaradas como reservas municipales, pero el municipio todavía no pudo recuperarlas”, explicó Capogrossi, al tiempo que señaló que para ofrecer en venta esos lotes, será necesario el desalojo de sus circunstanciales ocupantes.

Adelantó el edil justicialista que, tras el diálogo mantenido, algunos de los residentes en esos lotes comprometieron una respuesta para las próximas horas. “Me preocupa que tenemos 65 viviendas en etapa de licitación para Charata y hoy no tenemos terrenos para ofrecer a la empresa”, admitió Capogrossi. Así, consideró que el aspecto legal es un duro escollo por sortear en este tipo de situaciones.

Precisó Capogrossi que los terrenos que el municipio pretende ofrecer a la compañía constructora están ubicados sobre la calle Rodríguez Peña y Pueyrredón, frente al barrio Aipo. Sin embargo, adelantó que también y como previsión, están evaluando otros terrenos fiscales que podrían ser ofertados si el municipio no llega a un acuerdo con los actuales habitantes.

Comentá la nota