El Municipio busca la certificación especial para el abono que se produce en la planta de residuos

Funcionarios del Instituto Nacional de Tecnología Industrial estuvieron en la ciudad en el marco de las gestiones que se están desarrollando para lograr la documentación que le permita a la Comuna jerarquizar el trabajo relacionado con la recolección diferenciada.

LOCALES

El Municipio busca la certificación especial para el abono que se produce en la planta de residuos

Funcionarios del Instituto Nacional de Tecnología Industrial estuvieron en la ciudad en el marco de las gestiones que se están desarrollando para lograr la documentación que le permita a la Comuna jerarquizar el trabajo relacionado con la recolección diferenciada.

Img_ppal

DE LA REDACCION. Desde hace varios meses el Municipio de Pergamino trabaja con el fin de lograr una sustentabilidad ambiental que le permita concretar diversos planes a través de las áreas que se relacionan con los servicios de limpieza y mantenimiento en la ciudad.

Más detalles

En el marco de las gestiones que se desarrollan, días atrás estuvieron en Pergamino funcionarios del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) con el objetivo de obtener mayores resultados en los trámites que se están concretando para lograr la certificación del abono que se produce en la planta de tratamiento de residuos. "La idea es poder contar con las certificaciones correspondientes para poder comercializar estos productos en diferentes negocios de Pergamino ya que el producto final que actualmente tenemos cuenta con la calidad necesaria para ser vendido sin problemas", explicó ayer Diego Basanta, coordinador de Higiene Urbana en el Municipio.

- ¿Cuándo podrían existir avances en estas gestiones?

- Nosotros esperamos que las respuestas lleguen en poco tiempo; los representantes del Inti que estuvieron en Pergamino se mostraron conformes con lo que expusimos pero hay que aguardar porque ellos se comprometieron a ayudarnos.

Desde hace algunos años funciona un centro de tratamiento y disposición de residuos sólidos urbanos que cuenta con un predio de 47 hectáreas, ubicado sobre Miguel Cané, a 3.200 metros de la ruta Nº 8. Esta planta reemplaza al viejo basural que generaba impacto en la salud, contaminación del suelo y subsuelo, afectaba a la flora y fauna; tenía efectos socioeconómicos negativos para el Municipio porque se tiraban los residuos al aire libre sin ningún tipo de precaución. El centro de residuos es uno de los mejores de Argentina, por eso es bueno que a través de las visitas guiadas la gente se acerque y conozca cómo se trabaja.

Es un compromiso de la sociedad ayudar con el reciclado de la basura, por eso se trabaja en la concientización de la población y así poder llegar con el programa de separación de orgánicos e inorgánicos a los barrios.

Residuos

En todo el mundo el problema de los residuos sólidos urbanos se vuelve cada vez más apremiante y prueba de ello son la multiplicación de congresos y talleres de expertos, a fin de diseñar estrategias de minimización para su adecuado tratamiento. Todos sabemos que debemos cuidar nuestro planeta, los chicos son instruidos desde el jardín de infantes para que adopte esa actitud, sin embargo, a la hora de actuar "se nos queman los papeles" y procedemos de manera facilista, a conciencia del daño que estamos haciendo. Prueba de ello es que a varios años de haberse instaurado la separación de residuos en orgánicos e inorgánicos en varios puntos de la ciudad a fin de darles un proceso final de manera adecuada a cada caso, aún no se logra la total aplicación de la medida por parte de los vecinos.

No obstante, el coordinador del área considera que Pergamino es un modelo de ciudad en cuanto al tratamiento de sus residuos.

"El impacto que tiene esta problemática desde el punto de vista económico, social y ambiental para las ciudades, sean pequeñas, medianas o grandes, es notable y esto hace necesario construir alternativas locales de intervención a fin de garantizar a todas las comunidades que el tratamiento de los residuos no genere problemas ambientales", dijo ayer Diego Basanta en diálogo con el Diario.

"Pergamino, con su plan de recuperación de residuos sólidos urbanos, aprobado por ordenanza en 2003, viene dando un ejemplo a nivel provincial de cómo una localidad mediana puede viabilizar un trabajo que tiende a minimizar lo que hoy se entierra en los rellenos sanitarios y a darle valor económico a lo que generalmente se desecha", añadió el funcionario local.

Recolección especial

"Se han cumplido dos meses desde el inicio del plan de recuperación en los barrios Centenario, Cueto y 9 de Julio, y en esta etapa se pudieron recuperar más de 60.000 kilos de residuos que están en proceso de transformación para convertirse en abono orgánico para suelos", remarcó Basanta. "El esfuerzo de los vecinos de estos barrios permite que un promedio de 7.000 kilos semanales de residuos orgánicos sean tratados por compostaje y no se entierren en el relleno sanitario", agregó quien está al frente de Higiene Urbana.

Los vecinos de estos tres barrios ahora cuentan con 5 días de recolección distribuidos de la siguiente manera: "Lunes, miércoles y viernes en el horario nocturno se recolectan los residuos orgánicos, es decir restos de comida, frutas, verduras, yerba, té, pan y pasto; entre otras cosas", informó Basanta. "En tanto martes y jueves, también por la noche, se junta basura inorgánica como envases plásticos, papel, cartón, vidrios, trapos, madera y latas", destacó el funcionario.

Con la incorporación de estas zonas, Pergamino duplicó la cobertura con el servicio de recolección diferenciada mejorando la calidad de prestación del servicio en un amplio sector y cumpliendo el objetivo de convertir gradualmente los 85 mil kilogramos de basura que genera diariamente la ciudad, en un residuo que pueda ser reutilizado.

Participación

En estos meses se han identificado tres tipos de respuesta de los vecinos respecto del plan de recuperación y esto se condice con la contrapartida habitual de una comunidad frente a un cambio.

"Por un lado existe un núcleo de alrededor del 10 por ciento de vecinos que responde rápidamente a los cambios adaptándose y convirtiéndose en grupo de referencia para los demás. En general estos vecinos no necesitan de campañas de difusión para garantizar su participación, sino que por motivaciones personales, en este caso ambientales o sociales, participan activamente de estas propuestas y se ocupan de que se sostengan en el tiempo", señaló Diego Basanta.

"Un porcentaje mucho mayor, cercano al 80 por ciento de la gente que en mayor o menor medida está interesado pero que requieren campañas sostenidas de difusión, visitas periódicas para reforzar o aclarar información o dudas que surjan en el proceso y sobre todo necesitan tiempo para adecuarse al nuevo modelo y convertir en un habito lo que comenzaron a realizar", informó el coordinador de Higiene Urbana.

"Pero también tenemos otro extremo, son las personas que por varias razones se niegan a participar y que, en general, no hay campaña o argumentos que puedan convencerlos", dijo Basanta.

Inquietudes

Días atrás se llevó a cabo una reunión con los presidentes de las comisiones de fomento de los barrios Cueto y Centenario con el objetivo de evaluar los avances del plan y detectar los problemas a resolver.

"Entre ellos se observó la necesidad de reforzar la instancia de comunicación directa con el vecino y a propuesta de las comisiones se elaborará un folleto aclarando nuevamente cómo realizar la separación domiciliaria de residuos y los días de recolección para cada tipo de residuos. Este folleto será repartido puerta a puerta en los próximos días, por los miembros de la comisión en cada barrio, esperando que esta nueva instancia sirva para aclarar información y llamar la atención respecto de respetar los días de recolección para cada tipo de residuos", adelantó Basanta.

"Otro de los temas a resolver se da con la recolección de los residuos orgánicos, sobre todo los lunes. Los vecinos que no separan sus residuos sacan la basura a la puerta sin respetar los días de recolección; esto hace que los recolectores deban revisar los canastos, a los largo del recorrido, para determinar que residuos llevar y cuáles dejar para la recolección del día siguiente", subrayó Diego Basanta, quien dijo además "que todo está encaminado para dar las respuestas necesarias".

"Esta situación transforma el trabajo habitual de recolección en una tarea de preclasificación que retrasa notablemente el servicio y que expone a los recolectores a cometer errores; el resultado es un efecto indeseado que se da cuando en el recorrido queda sin levantar alguna bolsa de residuos orgánicos debidamente separados por el vecino, que ve de esta forma como su esfuerzo se ve afectado por el comportamiento indebido de terceros", señaló el responsable de Higiene Urbano en el cierre de la nota.

Comentá la nota