El Municipio va a la Bolsa para financiar a Gamsur

Río Cuarto será la primera ciudad que patrocinará cheques diferidos en la Bolsa de Valores. Servirá para garantizarle fondos inmediatos a la mixta, que tiene problemas para hacer la operatoria con los bancos
Desde hace 10 meses, el Municipio le paga a Gamsur con cheques diferidos y la empresa tiene que salir a venderlos a los bancos para conseguir dinero en efectivo y poder funcionar. Sin embargo, a pesar de que la mixta llegó a pagar el 20 por ciento anual, está teniendo problemas para colocarlos en los últimos meses. Y si hay un riesgo que el gobierno de Juan Jure no quiere correr es el de desfinanciamiento de Gamsur.

Por eso, en los próximos 30 o 40 días el Municipio se sumaría a un sistema que usan las empresas habitualmente: la venta de cheques diferidos pero en la Bolsa de Buenos Aires, donde se subastan, se compran y se venden después de una compulsa entre los oferentes.

Hoy, el secretario de Economía, Guillermo Mana, estará en Buenos Aires para presentar el pedido formal y hará oficial una posibilidad que ya está acordada con las autoridades de la Bolsa.

Lo que aún no está definido es el cupo que se le habilitará a Río Cuarto pero las conversaciones previas señalaban que la Municipalidad podría operar durante seis meses y vender cheques por 10 millones de pesos.

En el gobierno esperan con ansiedad el resultado de las negociaciones porque desde mayo, cuando asumió el control operativo de la empresa de higiene urbana, tomó la responsabilidad plena de la prestación del servicio. Si un mes los directivos no consiguen colocar los cheques diferidos de la Municipalidad -la empresa quedó a cargo de José Lago-, entonces, no será posible pagar los sueldos y el panorama se complicará.

¿Cómo es la operatoria de los cheques diferidos?

Por empezar, es una modalidad que no se ha hecho nunca con gobiernos. Ha estado limitada a las empresas que pagan con cheques diferidos y que necesitan, a la vez, que sus proveedores tengan una herramienta que les permita una rápida liquidez.

Normalmente, las empresas les entregan a sus proveedores cheques a 30, 60, 90 o 120 días de plazo. Los proveedores que reciben esos cheques pueden guardarlos y esperar, entregarlos a la vez a otro proveedor como parte de pago o venderlos en una cueva. En el último caso, las financieras descuentan hasta el 50 por ciento anual.

En el caso de las empresas bancarizadas, pueden colocar esos cheques en un banco y logran así una reducción ostensible del descuento, que actualmente oscila entre el 20 y el 30 por ciento.

La subasta

"Hay una opción interesante. La empresa que emite los cheques puede inscribirse en la Bolsa como patrocinante de cheques diferidos y permitir la cotización de los mismos. La Bolsa califica a la empresa, los proveedores reciben el cheque y lo venden en una subasta, donde se ofrecen a la par de las acciones y otros activos. Allí se obtienen dos ventajas: por un lado, la liquidez, es decir la facilidad con que un activo se convierte en dinero. En la Bolsa hay más liquidez que en el sistema bancario.

Y, por otro lado, la segunda ventaja es que se le garantiza al proveedor una baja sustancial en la tasa de descuento; al menos, de un 8 a 10 por ciento menos", explicó Mana.

Así funciona el sistema en las empresas. Pero, el 24 de junio de este año, la Bolsa de Comercio, mediante la resolución 556/09, incorporó la posibilidad de que también las provincias y los municipios puedan patrocinar cheques. Es decir, con el respaldo estatal, los proveedores pueden garantizarse rápidamente liquidez en la Bolsa.

"Existe la posibilidad de que Río Cuarto sea el primer municipio en patrocinar cheques. Desde la Bolsa nos dijeron que ya nos conocen y que existen las calificaciones necesarias. Tienen experiencia con nosotros a partir del fideicomiso", explicó Mana.

La razón principal que tiene el gobierno para sumarse a esa operatoria en la Bolsa es que algunos proveedores, fundamentalmente Gamsur, están teniendo inconvenientes para colocar los cheques diferidos en el sistema bancario. Porque la Municipalidad viene usando esa metodología desde el año pasado para cumplir con sus compromisos y llega un momento en que las entidades consideran que el cupo está agotado. Esa es la situación que se vive hoy.

"Existe cierto temor porque el sistema bancario le pone límite a la operatoria con cheques. No queremos reemplazar a los bancos pero sí queremos darle a Gamsur una nueva alternativa para vender sus cheques con rapidez", manifestó el secretario de Economía.

Comentá la nota