El municipio de Bariloche compró una plaza.

El proyecto forma parte del presupuesto participativo. En el lugar harán un centro cultural y de interpretación.
El Ejecutivo municipal formalizó la compra de un lote de unos 10.000 metros cuadrados, reclamado por los vecinos del barrio Casa De Piedra para la construcción de un centro cultural y de interpretación ambiental.

La adquisición, sellada el lunes con una seña de 9.000 dólares, se realizó con fondos del presupuesto participativo aprobados especialmente para ese fin. En 60 días hábiles el municipio deberá abonar los 141.000 dólares restantes para completar el precio convenido con el propietario, Gerardo Schoenemann, y escriturar la tierra en su favor.

La compra del lote, ubicado en las calles Dos y Quince (a unos 13 kilómetros del centro) fue aprobada el año pasado por el Concejo Municipal mediante la ordenanza 1849-CM-08.

La norma destaca que la construcción del Centro Cultural y de Interpretación fue uno de los proyectos más votados entre las 20 iniciativa evaluadas en el marco del presupuesto participativo.

El terreno, de 10.159 m2, es continuidad de otra parcela de propiedad municipal categorizada como espacio verde y está destinado a convertirse en área protegida por "las características ambientales y urbanísticas especiales que no se encuentran en los barrios lindantes".

A fines de diciembre pasado se difundió la nómina de emprendimientos que se ejecutarán este año con los fondos del presupuesto participativo, orientados a las delegaciones Lago Moreno y Cerro Otto luego de un extenso proceso de replanteo que incluyó el voto de los vecinos

El programa -impuesto por la última Carta Orgánica- generó una fuerte expectativa vecinal durante el 2007 que tornó en frustración al año siguiente por la baja ejecución de los 3.000.000 de pesos previstos para distintas obras concertadas.

Entre esos proyectos se encontraba el centro interpretativo para el barrio Casa de Piedra, la red de gas de Villa Llanquihue y la colocación de plantas modulares de tratamiento cloacal en el mallín del kilómetro 12.

Pero al término del ejercicio 2008 hubo tantos problemas con las licitaciones y con el flujo de fondos que la ejecución real no llegó a un 10% de los programas.

Comentá la nota