El Municipio avanza con la instalación de cámaras en diferentes putos de la ciudad.

Tras incorporarse ayer a sus funciones tras unos días de descanso, el intendente Martín Buzzi se reunió con su equipo de Gobierno. Durante el encuentro abordó, entre otros temas, la instalación de un sistema de vigilancia para la ciudad.
"Se trata de una medida preventiva que busca contribuir en la lucha diaria contra la inseguridad y los delitos que afectan a nuestra comunidad", destacó y aseguró que "es una contribución que desde la Ciudad podemos dar para reforzar el trabajo de la Justicia y de las fuerzas de seguridad local".

Por iniciativa del intendente Buzzi, el Municipio a través de la Sociedad Mixta conformada junto a la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, instalará una serie de cámaras de seguridad distribuidas estratégicamente en diferentes puntos de la ciudad. La disposición tiene como fin reforzar las medidas preventivas ante la presencia de hechos de violencia o delincuencia que puedan afectar a la comunidad.

"Decidimos hacer esta inversión para poder garantizar la tranquilidad de los vecinos y disuadir a los delincuentes de cometer delitos, es una medida que la misma comunidad nos estaba pidiendo y es un aporte necesario para reforzar las políticas aplicadas desde la labor judicial y policial", resaltó el intendente.

"Será una herramienta para todos los ciudadanos y especialmente para los comerciantes que son los que muchas veces terminan siendo víctimas de los delincuentes" agregó el jefe comunal para añadir luego que "nuestro deber es velar por la tranquilidad de todos y por eso tomamos la decisión de contribuir con estas cámaras de vigilancia que servirán para evitar e identificar cualquier hecho delictivo, tal como se hace en las grandes ciudades del mundo".

Lucha contra la inseguridad

El sistema de vigilancia preventivo consta de dos etapas. La primera será la instalación de cámaras de video tipo domo, de gran alcance y visión circular. Cada dispositivo registra 300 metros a la redonda cubriendo prácticamente la totalidad de las áreas urbanas.

Tras seis meses de análisis se delineó un mapa estratégico de la ciudad, según el cual las cámaras serán ubicadas en lugares específicos teniendo en cuenta los sectores de mayor concentración de escuelas, circulación de vehículos y áreas de trasporte.

Además, en los accesos de ingreso a la ciudad serán instaladas dos cámaras especiales de última generación con lente fotográfico que permiten registrar automóviles y detectar patentes en movimiento.

La segunda etapa incluye la conectividad de todas las comisarías, a través de la red de fibra óptica de la SCPL o bajo el sistema de radio, a un centro de control, donde se procesarán las imágenes del sistema de vigilancia.

A su vez, dentro del mismo proyecto, se prevé dotar a unidades móviles de la Policía con un sistema portátil en línea, para poder acceder a los contenidos de la red de vigilancia, ya sea la imagen de la cámara o el proceso de datos emitido por las comisarías.

Comentá la nota