Municipio apunta a la reducción de bolsas de polietileno

Para este año además el área a cargo de Emma del Castello decidió encargarse de la administración de la canera, que acoge alrededor de 800 perros, a pesar del rechazo de la Asociación Protectora de Animales.
Para la subsecretaría de Ecología y Medio Ambiente, la implementación de una ordenanza antitabaco, la reducción del uso de polietileno y poner fecha al desalojo del feedlot Cactus, fueron las determinaciones más relevantes del periodo 2008.

Para este año, además de poner en práctica la restricción de bolsas, el área a cargo de Emma del Castello decidió encargarse de la administración de la canera a pesar del fuerte rechazo de la Asociación Protectora de Animales, y, como primera medida, planea realizar un reordenamiento del predio y una categorización de los animales alojados allí.

A modo de balance de fin de año, la funcionaria enumeró los logros alcanzados por la subsecretaría y entre ellos destacó la normativa recientemente aplicada de disminución y reutilización de envoltorios de polietileno. Asimismo, Del Castello resaltó la aceptación que la nueva norma tuvo entre la gente y la comparó con la ordenanza cien por ciento libre de humo.

“Hicimos una evaluación de diferentes temáticas que se implementaron el año pasado, como la ordenanza Nº 157 de ambientes libres de humo, que tuvo una buena recepción de todos los ciudadanos de Villa mercedes. Esto apunta a la implementación de proyectos que tienen que ver con cambiar hábitos en la ciudad. En este sentido también empezamos a trabajar, en octubre del año pasado, con la ordenanza 208/08 de reducción de bolsas de polietileno, que está en vigencia pero que se aplicará eficientemente a partir de marzo, y que también cuenta con el respaldo de los comerciantes”, explicó la titular del área municipal.

Nueva administración de la canera

Con respecto a la canera municipal, donde actualmente conviven unos 800 perros y que a partir de este año será manejada por el Ejecutivo, Emma del Castello, responsable de medio ambiente, especificó que la municipalidad pretende desarrollar un plan integral que abarque tareas al interior de la perrera y al exterior, con regulaciones inherentes a las mascotas y animales sueltos. Asimismo, aclaró que la asociación protectora podrá “acompañar las actividades pero en el rol que le compete”.

“El Estado tiene que accionar no solamente dentro de la canera sino también en el exterior, hacer un plan integral de control de los perros de la calle, con vacunaciones en diferentes barrios, castraciones, controles en los domicilios, concientización y educación en las escuelas, como lo hemos hecho hasta ahora, y hacerle saber a la gente que existen ordenanzas que protegen a los animales”, explicó la funcionaria.

“Dentro de la canera hay cosas que tenemos que mejorar, hacer un reordenamiento general, limpieza, mejora de los corrales, una recategorización en cuanto a sexo y edad de los animales, pero no nos olvidemos que en la ciudad pasan otras cosas”, puntualizó.

Sólo tres años para que Cactus se mude

Otra de las problemáticas más acuciantes a resolver por la subsecretaría de Ecología y medio Ambiente fue la salida de Cactus de la ciudad. Las persistentes lluvias, el calor y el viento de los últimos días incrementaron los malos olores en la ciudad y aceleraron la resolución del municipio: Cactus debe mudarse en un plazo de 36 meses.

“Llegamos a concluir el 2008 con un oficio emitido por la jueza, porque después de un análisis con las diferentes áreas de la subsecretaría pudimos decir que el proyecto de presentación de traslado y cese de actividad de la empresa no era el adecuado, habían planteado términos muy prolongados que superaban los diez años”, dijo Emma del Castello.

“Nosotros elevamos un informe a la jueza para darle un término en el marco de los tres años. A la empresa se le hacen controles semanales de diferente índole, de cabezas, de plan de moscas, de estiércol y de acuerdo a eso decidimos que el retiro debía ser dentro de los tres años”, detalló la funcionaria al frente del área y reveló que la empresa aún no se había comunicado con la intendencia.

Actualmente, el predio que ocupa el establecimiento de engorde de ganado se encuentra a sólo 500 metros del barrio La Ribera.

Comentá la nota