Las municipalidades destacaron las falencias de Obras Sanitarias.

Falta de inversión, baja presión del agua y colapso de redes cloacales son algunas quejas.
La intervención por 180 días del Estado provincial a Obras Sanitarias Mendoza (OSM) fue bien recibida por los distintos sectores que reclamaban, desde hace tiempo, una mejora en los servicios a través de inversiones en la empresa privatizada. A través de esta medida, el Ejecutivo pretende sanear la compañía y devolverla (aunque todavía no hay definiciones al respecto) luego de seis meses en condiciones.

En diálogo con Ciudadano, representantes de las comunas del Gran Mendoza denunciaron que desde hace años se realizaban reclamos a la ahora intervenida empresa debido a las falencias en los servicios. En esta zona, OSM provee del servicio a Capital, Guaymallén, Godoy Cruz, Las Heras y parte de Luján de Cuyo (este departamento se autoabastece en gran parte, al igual que Maipú).

Alejando Abraham, intendente de Guaymallén, explicó que si bien su departamento depende en gran parte del servicio de OSM, en las zonas más alejadas al centro comunal (Colonia Segovia, Kilómetro 11 o Los Corralitos, por ejemplo), este trabajo es realizado por cooperativas.

Según lo detallado por el cacique de Guaymallén, la serie de problemas que se presentaban con la empresa "provienen de larga data; el desfinanciamiento y la falta de inversión de la empresa repercutió de manera negativa, sobre todo en la zona sur del departamento, donde el servicio es deficiente en cuanto a los volúmenes y a la calidad del agua. Mientras que al norte, los sistemas de red de cloacas están colapsados".

Detalló que, además de la cantidad de roturas en los caños del agua hay una considerable demora en la reparación de los mismos.

Por otra parte, Alfredo Cornejo, intendente de Godoy Cruz, explicó que en el departamento que él comanda, "como en otros tantos, el sistema cloacal es obsoleto, los caños maestros están desgranados" y agregó: "Hay lugares en estado crítico, donde la red cloacal no ha dado abasto, en el centro del departamento, fundamentalmente, mientras que con respecto al agua, hay altos niveles de manganeso: el agua negra, llamada comúnmente".

Según detalló Cornejo, para solucionar las deficiencias es necesario realizar las obras en la planta de Benegas en Godoy Cruz, la cual "todavía no está llamada a licitación y es imprescindible" y agregó "no hace falta que la haga OSM, porque el Gobierno tenía el subsidio nacional para hacerlo".

Por otra parte, Cornejo enfatizó que, entre las medidas necesarias para realizar una reforma de fondo, "hay que poner medidores, que se pague por consumo, no por metro cuadrado"

Con respecto a los problemas de servicio en Las Heras, José Luis Tapia, secretario de Obras de la comuna destacó que los problemas se vienen agudizando desde hace seis años, pero que en los últimos tiempos, las relaciones con la empresa terminaron de deteriorarse.

Una de las zonas más afectadas por el mal funcionamiento de la empresa es el piedemonte, según lo afirmado por Tapia. Para resolver esto, "trabajamos en conjunto con una empresa privada para aumentar la presión del agua, porque hacía 10 años que tenían inconvenientes con la presión".

Con respecto a las cloacas, Tapia explicó que la municipalidad tiene que proveer de cloro y desinfectar en el barrio Belgrano debido a "una perdida histórica de líquidos".

Voces a favor y en contra

Con respecto al aumento de las tarifas, Cornejo se manifestó en contra de las mismas, ya que a OSM "la intervinieron para sanearla, y al hacerlo ¿aumentan automáticamente las tarifas? Si se interviene para tener información, no entiendo el porqué de las subas, sobre todo cuando los usuarios ya sufrieron estas medidas en otros servicios".

Raúl Villafañe, concejal de Capital, se manifestó a favor de la intervención, pero en contra del aumento de las tarifas.

Abraham sostuvo que las mismas son necesarias para mejorar el servicio y mejorar la obsoleta estructura que tiene la empresa en la actualidad.

Comentá la nota