Municipalidad pidió intermediación de la Provincia para evitar paro de UTA

Choferes y empresarios faltaron ayer a la audiencia en la Secretaría de Trabajo de la Provincia. El oficialismo gremial temía escrache de una línea interna opositora. Las prestatarias sólo tenían para decir que los $ 2,1 millones que debe aportar Nación para pagar el aumento del 21% no fueron depositados.
El municipio vio recrudecer el conflicto y solicitó un paraguas legal al titular de Trabajo, Omar Sereno. Hoy se analizará.

El dinero para pagar el aumento del 21% a los choferes cordobeses todavía no apareció. La misma situación se da en la gran mayoría de las provincias.

En el caso de Córdoba, se trata de 2,1 millones de pesos que la Secretaría de Transporte de la Nación se comprometió a pagar, tras firmar un convenio con la Unión de Tranviarios Automotor (UTA).

Por tal motivo, durante todo el día de ayer se produjeron, en las tres empresas prestatarias del sistema de transporte urbano de la ciudad, interrupciones en el servicio.

Además, fracasó la audiencia que había convocado la Secretaría Trabajo de la Provincia para reunir a las partes.

Sucede que ni los dirigentes de UTA ni los empresario de Fetap acudieron a la dependencia para evitar males mayores.

Del lado de los choferes, el oficialismo gremial teme una arremetida pública de la línea interna que quiere pide la cabeza del actual secretario general, Gregorio Galván.

Cabe recordar que desde ayer, un grupo de delgados opositores viene reprochando al líder sindical por aceptar el 21% de incrementó acordado a nivel nacional, (pretendían el 30%).

Así, el entorno de Galván decidió pegar el faltazo en Trabajo para no exponerse a algún escrache, a sabiendas que el dinero para el pago no estaba. Eso iba a ser un argumento más para que la oposición sindical ponga el grito en el cielo.

Del lado de la Fetap también se escogió hacer caso omiso a la convocatoria del titular de la cartera de Trabajo, Omar Sereno. Es que desde Nación nadie mandó novedades de pago; menos aun desde el Palacio 6 de Julio.

De todas maneras, la Municipalidad tomó cartas en el asunto, en calidad de poder condecente y administrador del sistema de transporte urbano: la Secretaría de Transporte de la ciudad realizó una presentación para que el Estado provincial intervenga en el conflicto, puesto que trascendió que hasta el viernes no habría novedades del gobierno central con respecto al tema.

Concretamente se solicitó la conciliación obligatoria, herramienta que se suele otorgar cuando existen extensas asambleas o paros por tiempo indeterminado.

No obstante, de acuerdo a lo informado por el Ministerio de Producción de la Provincia, que aglutina a Trabajo como en casi ningún lado (contradicción: los sectores de producción están a cargo de hacer cumplir los derechos de los asalariados), hoy se analizará el alcance de las medidas de UTA para efectuar o no algún dictamen en tal sentido.

Por lo pronto, los delgados gremiales decidieron volver a hacer asambleas sorpresivas en punta de línea durante todo el día de hoy, lo que redundará en caos para quienes deben transportarse en ómnibus y felicidad para taxistas y remiseros que verán incrementadas su recaudaciones.

Comentá la nota