La Municipalidad niega que hayan bajado los niveles de construcción

"Vamos a reunirnos con ellos para analizar lo que dicen, pero nuestros datos no registran merma en la aprobación de permisos de edificación", enfatizó la secretaria de Planeamiento, Mirta Levin.
Y sacó a la luz una dupla contundente: en los tres primeros meses de 2008 se aprobaron 230 mil metros cuadrados de construcción y 210 mil en el primer trimestre de 2009. Así, la funcionaria respondió ayer al pedido conjunto de la Asociación Empresarios de la Vivienda, la Cámara Argentina de la Construcción, el Colegio de Arquitectos y la Unión Obrera de la Construcción (Uocra). El grupo solicitó que se "revisen, corrijan" o bien se "suspendan" las ordenanzas, decretos y resoluciones relacionadas con esta actividad porque les vienen ocasionando "daños irreparables".

Para Levin, el pedido de modificar el Código Urbano y el reglamento de edificación que aún no están en vigencia fue una sorpresa. "Estuvimos reunidos el jueves con el presidente del Colegio de Arquitectos (Aureliano Saruá) y no hubo ninguna referencia al tema", rememoró. En su opinión en el pedido "se mezclan varias cosas".

"Nosotros vamos a escuchar los planteos, pero tenemos otros datos con respecto a la marcha de la construcción", puntualizó antes de decir que el reclamo mezcla varios aspectos, por ejemplo las variantes introducidas al Código sólo inciden en el precio de los terrenos (que equivalen a cerca del 15 por ciento del valor total de una construcción). "En Buenos Aires los permisos de edificación se contrajeron y allí no se modificó ninguna norma urbana", fundamentó la funcionaria.

Desde el área de Gobierno de la Municipalidad, Horacio Ghirardi confirmó un encuentro con los reclamantes. "Con el intendente Miguel Lifschitz y la Secretaría de Planeamiento pensamos recibir a la brevedad a quienes firman la nota para escuchar personalmente los planteos que les preocupan", adelantó. Y no pasó por alto una causalidad eludida en la demanda. "Creemos que la realidad que está atravesando el país es compleja y amerita un análisis más integral, nos parece un tanto apresurado atar una baja en los niveles de construcción con el cambio de normativas que se aprobaron después de extensos debates", consideró.

Para la concejala de Encuentro por Rosario y miembro de la comisión de Planeamiento, María Eugenia Bielsa, la posición del Ejecutivo ante la demanda de los constructores es al menos una contradicción. "Haber defendido durante un año y medio los cambios para las áreas centrales y el primer anillo porque eran un reaseguro de calidad y, ante la opinión de algunos sectores, estar dispuesto a modificarlos, es rifar el destino de Rosario a futuro", enfatizó. También destacó que los empresarios del sector tuvieron oportunidad de plantear el disenso.

Causalidad. "La baja en la construcción es un problema que afecta a todo el país y a varios del mundo, como Estados Unidos, España e Italia y habla de un momento de incertidumbre y falta de confianza", argumentó Ghirardi al enmarcar lo que a nivel local se agudizó con el conflicto del gobierno nacional con el campo. "Esto impactó mucho en nuestra región", aseguró. Y recordó que hubo audiencias públicas, opiniones de expertos, debates y consultas para aprobar las modificaciones al Código. "Nos parece que hay que analizar la marcha de la crisis económica más que la normativa urbanística", opinó el funcionario.

Comentá la nota