LA MUNICIPALIDAD INTIMARA NUEVAMENTE A LA VICTORIA POR LA VENTA DE CAPITAL

El secretario Legal y Técnico de la Municipalidad, Alejandro Cánepa, adelantó en declaraciones a APF que esta semana habrá una nueva intimación a la empresa La Victoria relativa a la transferencia de capital que la firma anunció, dado que venció el plazo de exclusividad para que sean los socios quienes adquieran las cuotas parte de la compañía en venta.
Al haber caducado el plazo para que la transferencia de las cuota – parte (fracciones en que se divide el capital de una sociedad de responsabilidad limitada) se realice entre los socios de la firma, lo que implica que la venta podría concretarse con nuevos inversores, el funcionario aseveró que no hubo comunicación "ni formal ni informal" de la compañía informando sobre la nueva situación.

Cánepa también consignó que la Asociación de Transporte Urbana de Pasajeros (ATUP) también será intimidad por la misma situación. Es que la concesión del servicio de transporte público se hizo a la ATUP, integrada en su momento por nueve empresas, que han ido siendo absorbidas, hasta llegar a la actualidad, donde son sólo dos las que la integran: La Victoria y Mariano Moreno.

El funcionario justificó esto último aseverando que la operación en ciernes implica "la venta de la mayoría del capital social, lo que involucra a la ATUP". A renglón seguido, manifestó que ya la Asociación respondió en su momento que no tiene poder de dirección sobre sus socios.

"Aunque no más no fuera de manera indirecta, lo que se está poniendo en juego es el servicio", puntualizó. Si bien descartó que a primera vista exista riesgo, aseveró que hay "incertidumbre en qué va a pasar si cambia de manos una de las dos empresas que forman parte del concesionario del servicio".

En la última comunicación que hubo entre la Municipalidad y La Victoria, la empresa expresó que hasta ese momento el cambio de capital podría realizarse entre los socios, pero que había oferta de otro inversor interesado en comprar. De existir novedad "iban a comunicar a la Municipalidad, pidiendo las autorizaciones del caso, conforme la ordenanza y el pliego de concesión del servicio, donde dice que cualquier variación en la sociedad debe ser previamente aprobada por el Departamento Ejecutivo, bajo pena de caducidad", relató el secretario Legal y Técnico.

"Lo que la administración comunal no va a permitir bajo ningún punto de vista es que se utilice el hecho consumado de la transformación (de la sociedad) dando la continuidad, como diciendo ‘ya está’. Todas las normas aplicables indican que deben pedir la autorización del Ejecutivo. No hay posibilidad de hecho consumado, porque traería aparejado la caducidad de la concesión", remarcó.

"No hay preocupación, pero estamos a la expectativa", acotó Cánepa, al tiempo que recordó que el contrato de concesión del servicio público se otorgó en función de las "calidades, cualidades, características, experiencia de quien queremos que preste el servicio" por lo que al cambiar el control del capital varía también "la pauta del contrato" debido a que quien presta el servicio "ya no es quien oportunamente la administración eligió".

Comentá la nota