La Municipalidad le hará juicio a la Nación por las casas del Plan Federal

Así lo anticipó el intendente Miguel Lunghi, al entender que desde la administración K está ejerciendo una "represión política" por no pasarse al Frente para la Victoria. Respondió al concejal Raúl Escudero, que habló de "relaciones extramatrimoniales" con el ex presidente.
El intendente Miguel Lunghi anticipó que iniciará acciones legales a la Nación por las consecuencias directas del retraso del Plan Federal de Viviendas que se construye en el barrio La Movediza. Lo hizo en declaraciones al ciclo "Tandil despierta", de Multimedios El Eco.

Asimismo, el jefe comunal negó que vaya a tomar algún tipo de decisión que derive en un desalojo violento de las familias que ocuparon las casas.

Lunghi habló de una democracia que "todavía está en pañales" y calificó de falta de seriedad al Gobierno nacional. "Ahora comentan que estuve cerca de Kirchner o lejos, que tiro la pelota para arriba", señaló, a manera de respuesta a las declaraciones del concejal Raúl Escudero que lo había acusado de "tener relaciones carnales" con el ex presidente.

"Escudero habló de muchas cosas, pero no tuve un embarazo con Kirchner ni un hijo que nació a los 7 meses con Kirchner", respondió el Intendente, y reiteró que las demoras se deben a una concentración y represalia política por negarse a saltar de partido y por su clara postura de apoyo a las demandas del sector agropecuario.

Reiteró que "me pidieron dos veces que me pasara al kirchnerismo y dije absolutamente que no lo iba a hacer nunca". Agregó que "un día antes del acto en Movediza me dijeron desde la Secretaría de la Presidencia que tenía que poner en el discurso que el próximo presidente de la Nación iba a ser pingüino o pingüina".

"Les dije que lo único que iba a agradecer en nombre del pueblo de Tandil es que el icono de la ciudad estaba nuevamente en el lugar, de donde se había caído hacía 94 años", respondió.

Respecto a la ocupación de las casas de la Movediza, dijo que "hay una movida política de varios grupos, subidos a una necesidad cierta de gente humilde que no tiene trabajo, vive en la pobreza, y necesita una casa". En ese contexto, reiteró que "vamos a tratar de encontrarle una solución y no voy a hacer denuncia para un desalojo, bajo ningún punto de vista, porque no creo en la represión y no soy represor".

"No estoy avalando un ilícito porque la gente las tiene dentro del contexto de las 200 casas, son 60 las que salieron sorteadas -remarcó-. El gobierno nacional firmó el contrato en Casa Rosada y se comprometió con 16 millones de pesos, pero pago dos certificados, cuando tuve que hablar con un senador de Juárez para que se mueva y cuando se enteraron que habían salido casi le arrancan la cabeza. Luego cortaron los otros tres certificados sin motivo porque la empresa cumplía en tiempo y forma" culminó ese tramo.

"El que lleva a la ilegalidad es el gobierno nacional -consideró- porque está discriminando, no a Lunghi, está enfrentando a los humildes contra los humildes, por eso voy a iniciarle juicio al gobierno porque está todo firmado".

Comentá la nota