"La Municipalidad está en convocatoria"

El concejal radical Jorge Boasso denunció ayer que la Municipalidad de Rosario "está en convocatoria de acreedores", y aportó la documentación en la que se basa para dar cuenta de la existencia de "una triangulación entre las concesionarias, el Ejecutivo y el Banco Municipal", con el objetivo de diferir el pago de los certificados de servicios por 180 días.
El edil aportó "las pruebas palmarias" por las que había tildado de mentiroso al secretario de Servicios Públicos, Gustavo Leone, en su reciente visita al Concejo.

La polémica surgió cuando Boasso señaló que el municipio tiene una deuda de "80 millones de pesos" con las empresas recolectoras de la basura Lime y Cliba. Pero Leone negó esa situación.

"Aplican coactivamente un sistema donde a las empresas les terminan exigiendo como acreedoras una triangulación", explicó Boasso a La Capital.

Según denunció, cuando la Intendencia no puede pagar le plantea al concesionario que le ceda el certificado de deuda a nombre del Banco Municipal u otra entidad.

En ese sentido, se les otorgaría un crédito a 180 días que van pagando con intereses y gastos de sellado, conforme a un convenio entre el municipio y el acreedor.

Boasso exhibió copias de los convenios firmados por el intendente Miguel Lifschitz con Impsa (recolectora de residuos de la zona sur), Telvent (concesionaria de semáforos) y Resicom y Milicic (disposición final de basura).

"Se corrobora que la Municipalidad está en concurso de acreedores de hecho. El gobernador Hermes Binner al menos tuvo la entereza de decir que iba a reprogramar las deudas por 180 días, pero la Intendencia lo oculta. Estas son la pruebas que demuestran que el que mintió fue Leone", insistió el concejal.

Comentá la nota