"La Municipalidad debería hacerse cargo de Las Delicias"

La Secretaría de Servicios Públicos municipal y el Ente de Transporte de Rosario (ETR) conjeturan diferentes soluciones ante el problema financiero que atraviesa la empresa Las Delicias SA, concesionaria de las líneas de ómnibus 134, 135, 136, 137, 138, 139 y 140/148. Hoy la firma presentará ante el Ministerio de Trabajo de la provincia (ver aparte) el procedimiento preventivo de crisis, tras lo cual podría definirse el futuro de estas líneas.

En este marco, el titular de Servicios Públicos del municipio, Gustavo Leone, y el vicepresidente del ETR, el edil justicialista Osvaldo Miatello, manifestaron diferentes posturas. El primero se escudó en la crisis financiera que atraviesan las empresas de transporte ya absorbidas por la Municipalidad (la Mixta y la Semtur), en tanto que Miatello declaró que la intendencia "debería hacerse cargo y absorber Las Delicias SA en el caso de que su dueño decida retirarse del rubro".

   Ambos coincidieron en que "el servicio se seguirá prestando con normalidad", mientras el gremio de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) mantiene el silencio esperando definiciones que pueden surgir hoy.

Costos. "El problema del sistema de transporte es el financiamiento", subrayó Leone. Según el funcionario, las arcas municipales ya no dan abasto para solventar las empresas que le pertenecen y no podría absorber otra más. "No se alcanzan a cubrir los costos y se hace muy complejo poder mantenerlos". Evidentemente la crisis de Las Delicias, una de las dos privadas que funcionan en la ciudad (la otra es Rosario Bus), sumó un problema más a la administración local.

   Un posible salvataje podría venir desde el Congreso de la Nación, donde Diputados ya dio media sanción a una suba de los subsidios al transporte del interior del país. Si el Senado lo aprueba, Rosario recibiría 10 millones de pesos más que en 2008. Sin embargo, Leone advirtió: "Serían 800 mil pesos por mes y seguirían faltando 2 millones y medio para que el sistema sea sustentable".

Propuestas. En el afán de buscar soluciones, el titular de Servicios Públicos señaló que una posibilidad sería estudiar bien los recorridos de colectivos para evitar la superposición de líneas. "Hay que optimizar el funcionamiento y trabajar con la empresa", dijo, y consideró "coyuntural" la crisis de Las Delicias.

   Desde el Ente de Transporte, Miatello dijo conocer en profundidad el tema. En primer lugar, sostuvo que "Las Delicias no está cumpliendo con las exigencias del pliego que se firmó", para agregar que la firma "tampoco tiene en la calle la cantidad de vehículos que deberían circular".

   Luego recordó que como edil y miembro de la comisión de Servicios Públicos del Concejo, en su momento presentó dos proyectos que nunca fueron atendidos por el Ejecutivo. "Esta crisis ya se veía venir", sentenció, y declaró que "la Municipalidad debería destinar mayor presupuesto al transporte urbano" de manera que se puedan abarcar las franquicias y, si hiciera falta, "hacerse cargo de esta empresa en crisis".

   Asimismo, el concejal justicialista Arturo Gandolla había presentado otro proyecto que podría colaborar en la solución del conflicto. "Se trataba de que el precio del boleto variara según la cantidad de kilómetros que el pasajero recorriera", un sistema similar al que funciona en Buenos Aires.

   "No se aceptaron ninguno de los proyectos. Y hoy hay un colapso. Este era un final anunciado", señaló Miatello, para quien esta crisis podría haberse prevenido. En este sentido, destacó que la otra empresa privada de colectivos que funciona en la ciudad, Rosario Bus, "no atraviesa la misma situación y ya invirtió en Buenos Aires con 200 vehículos", acotó.

Sin recortes. A pesar de las distintas posturas frente al mismo problema, Leone y Miatello coincidieron en que "de ninguna manera se reducirán las fuentes laborales, ni los pasajeros quedarán sin transporte, ya que estas líneas son esenciales para unir la zona sur y a sudoeste de la ciudad".

   En cuanto a un posible despido de personal, hasta ayer la UTA todavía no se había expedido. El gremio pidió tiempo para analizar la situación. A su vez, los empleados tienen el respaldo de la ley de emergencia laboral que acaba de aprobar el Senado provincial, que le pone un freno a los despidos hasta mediados de 2009.

Comentá la nota