La municipalidad clausuró el local de Sellos Faidutti

La municipalidad procedió anoche a clausurar el local de Sellos Faidutti, que figura a nombre de Silvina Faidutti, pero que todos saben que es propiedad de la concejala tiernista del PJ, Silvia Pérez Roldán, y su esposo, Abel Faidutti, por falta de habilitación comercial. La explicación oficial fue que, a pesar de las notificaciones e intimaciones, ellos nunca terminaron de cumplir con los requisitos de la habilitación cuando se mudaron desde Yrigoyen, casi esquina Moreno, a Gil y O'Higgins. Silvina es la hija de la pareja.
Los inspectores comunales llegaron hasta el comercio a media tarde y procedieron a la clausura. Sin embargo, poco después, pudo verse que en su interior había personas trabajando. Cuando un cronista de este diario se acercó al lugar a las 20.15 lo comprobó. ¿Qué había pasado? Abel Faidutti, sin romper la faja de cierre, había permitido que el personal ingresara por una puerta aledaña que pertenece a una vivienda y, por lo tanto, que no podía ser fajada. Incluso el propietario colocó un calco sobre la faja de clausura para evitar que se vea.

En ese momento, y a raíz de una denuncia anónima por violación de la clausura, dos inspectores de la Dirección de Sanidad y Control de Actividades Económicas volvieron al local para constatar si eso era cierto. Allí observaron que efectivamente había personal en su interior. Enseguida Faidutti, ante la vista de los inspectores, quitó el calco para dejar la faja a la vista de todos. A las 20.30 el esposo de la concejala apagó las luces y todos se retiraron del comercio.

Desde la municipalidad informaron que el trámite de habilitación lleva más de dos meses dando vuelta. "Seguimos el procedimiento de rutina. Faidutti se informó sobre los requisitos para solicitar la habilitación, pero nunca los completó -señaló la secretaria municipal de la Producción, Elida Deanna-. Nosotros lo notificamos, lo intimamos, volvimos a darle un nuevo plazo, y así y todo no la tramitó. Hicimos lo mismo que hoy (por ayer) y todos los días hacemos con otros comercios. Siempre tratamos de evitar las clausuras, porque lo que pretendemos es que los comercios tramiten las habilitaciones, pero cuando no lo hacen, no tenemos otra alternativa".

El caso Faidutti arrancó hace más de dos meses cuando el municipio comprobó la falta de habilitación. En ese momento se labró un acta y el comercio fue notificado de esa situación. Luego el acta fue enviada al Juzgado Municipal de Faltas, donde se le aplicó una multa de 68 pesos y le dieron 45 días para gestionar la autorización. Pero los Faidutti no hicieron nada, ni siquiera concurrieron espontáneamente a normalizar la situación, confiaron fuentes seguras. Por eso se dispuso la clausura. Incluso en el expediente que se tramita en el Juzgado de Faltas se consideraría como un agravante la violación de la inhabilitación.

El matrimonio Faidutti fue uno de los principales financistas de las campañas proselitistas del destituido intendente Juan Carlos Tierno y hasta prestó propiedades para ser utilizadas como locales partidarios. Ellos, desde hace años, están dedicados a la fabricación de sellos y carteles. La concejala fue directora municipal de Asuntos Vecinales durante la gestión de 87 días de Tierno al frente del Departamento Ejecutivo.

Comentá la nota