Los municipales votarán en cada sector el ofrecimiento del Ejecutivo

Ayer el Gobierno comunal puso sobre la mesa un primer convite. "De la nada, ahora apareció algo", valoró el STMT. No habrá medidas de fuerza hasta que las asambleas decidan aceptar o rechazar.
Una puerta de negociación se abrió ayer en la puja salarial que libran los trabajadores municipales, en tanto el Departamento Ejecutivo ofreció el pase de 150 pesos de bonificación al básico, y una garantía de sueldo mínimo fijada en 1.400 pesos.

El convite surgió del cónclave que protagonizaron los referentes sindicales con dos miembros del Gobierno. El secretario y la subsecretaria de Gobierno, Marcos Nicolini y Natalia Correa, fueron los anfitriones del encuentro realizado en el despacho comunal. Enfrente estuvieron el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Roberto Martínez Lastra, y el titular de la Asociación de Profesionales del Hospital "Ramón Santamarina", doctor Pablo Díaz Cisneros.

El encuentro estuvo precedido de la diaria movilización de los agentes, al tiempo que esta vez partieron desde la sede que el STMT tiene en calle 9 de julio. Más de 300 manifestantes volvieron a aportarle ruido y color a la protesta por las calles del centro.

Poco menos de una hora duraron las conversaciones en la sala contigua al despacho del intendente. Mientras se desarrollaba la reunión, a puertas cerradas, afuera aguardaban las bases, sin aflojar al bombo y el redoblante, tratando de meter presión –al menos sonora- a la negociación en el interior de la dependencia oficial.

Concluida la discusión, que incluyó el entrecruzamiento de números, los del oficialismo y aquellos que presentó el gremio, Martínez Lastra tomó la palabra ante sus representados para comunicar el ofrecimiento.

Tres puntos conformaron la propuesta del lunghismo: en primer lugar, que cualquier incremento no incluirá al personal político. Asimismo, el pase de 150 pesos, que hoy están como bonificación, al básico. Esto se daría en dos veces: 100 pesos en septiembre y 50 más en octubre. Y finalmente, el mínimo de 1.400 pesos.

Los ítems serán discutidos en asambleas que se llevarán a cabo en cada área de la planta municipal. Quedó claro que la propuesta será votada por todos los presentes en las asambleas, sean o no afiliados.

Mientras tanto, los gremios acordaron no realizar medidas de fuerza hasta tanto los trabajadores se expidan sobre el particular.

Díaz Cisneros calificó la instancia como una "apertura de las negociaciones", mientras que Martínez Lastra, ante la situación planteada por el Gobierno –no hay plata en las arcas para dar un aumento-, dijo que "a fuerza de marchas los compañeros lograron" este ofrecimiento.

Comentá la nota