Los municipales reclaman 300 nuevos agentes en salud.

Que el sistema de salud está "al borde del colapso", que es necesario incorporar 300 nuevos agentes a la red, que faltan insumos, que se tercerizaron servicios, que el municipio amplía las prestaciones pero no dispone del personal suficiente, y que el recorte de las horas extra resiente la atención. La lista de reclamos del Sindicato de Empleados Municipales se hizo visible ayer, en el nuevo Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde profesionales y empleados reclamaron "soluciones" ante la situación de "desborde" que atraviesan.
No apuntaron sólo al megaedificio de Vera Mujica y Pellegrini, sino que el secretario adjunto del gremio, Antonio Ratner, aseguró que "esa es la situación en todo el sistema".

El intendente Miguel Lifschitz consideró que "hay intencionalidad gremial" en la protesta y afirmó que "el hospital funciona perfectamente".

Ratner, en tanto, dijo que "hace tiempo que se reclaman incorporaciones en los sectores hospitalarios" y apuntó que "se amplían servicios, cantidad de salas y prestaciones, pero no el personal, y eso termina en turnos de hasta 12 horas". Además, recordó que "el Roque Sáenz Peña no abre su guardia por falta de gente y el Carrasco está en situación delicada".

También indicó que hoy el área de salud está conformada por 4.500 agentes y planteó que "son necesarias entre 250 y 300 incorporaciones para tener el sistema funcionando, entre mucamas, camilleros, vacunadores y enfermeros. Eso representaría unos 30 nuevos agentes por hospital y el resto distribuido en los centros de atención primaria".

Respuesta. La respuesta al sindicato corrió por cuenta del intendente, quien no dudó en decir que "existe intencionalidad gremial en la protesta" y recordó que "si bien hay una demanda creciente, se reforzó el presupuesto 2009 con más de 40 millones de pesos".

Además, destacó que la provincia "puso en marcha un plan de salud importante para Santa Fe, y aunque los resultados no se verán inmediatamente, se están construyendo hospitales en Santa Fe, Reconquista y Venado Tuerto, y se va a reforzar la estructura de Villa Gobernador Gálvez. Todo eso, en el mediano plazo, aliviará la situación de Rosario".

Respecto al Heca, afirmó que "cuenta con los recursos necesarios para atender con normalidad todo el año".

Heca. Aunque el gremio se refirió a todo el sistema, la protesta explotó en el Heca, donde médicos, mucamas y enfermeros repartieron volantes que alertaban sobre la crisis. "Antes cubríamos 7 mil metros cuadrados, ahora 22 mil, con el aumento de camas, cirugías y nuevos ingresos. Pero no varió el personal y estamos desbordados", se leía en los volantes.

Los relatos coincidían en decir que "los problemas ya estaban en el viejo edificio y se agravaron con el traslado", y recordaban que "el recorte de horas extra que hacen desde octubre" agrava la situación.

Algunos indicaron que "muchas áreas no funcionan a pleno, como terapia intensiva", pero aclararon que "la situación se siente en todos lados, desde mantenimiento y administración hasta las áreas médicas".

La falta de personal no fue el único problema apuntado. "Faltan insumos, desde papel y jabón en los baños hasta medicamentos, porque la semana pasada no había diclofenac", relató una empleada.

La manifestación del Heca se repetirá en otros efectores, adelantó Ratner, quien afirmó que "si los hospitales están atendiendo es gracias al personal municipal".

Comentá la nota