Municipales: el Ministerio frenó un nuevo paro

De acuerdo a lo dispuesto hace dos semanas, los trabajadores municipales iban a realizar un nuevo paro de actividades por 48 horas durante ayer y hoy.
Sin embargo, el Ministerio de Trabajo dictó el viernes la conciliación obligatoria y obligó al Sindicato de Trabajadores Municipales y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) a suspender la medida de fuerza.

Desde los gremios consideran que la disposición del Ministerio está plagada de irregularidades jurídicas y que fue sancionada por presión del Poder Ejecutivo local. Sin embargo, decidieron acatarla ante la posibilidad de que el paro fuera declarado ilegal y se le descontaran los días a los empleados que participaran de la protesta.

A partir de ayer, comenzó a correr el plazo de 20 días hábiles para que las partes en conflicto se sienten a negociar y acordar una solución al reclamo por aumento de salarios.

Según los sindicatos, el gobierno encabezado por Graciela Rosso acercó una nueva oferta de incremento del 8,9% al sueldo básico, propuesta que ya fue descartada por los dos gremios.

El próximo encuentro tendrá lugar mañana en la sede que el Ministerio de Trabajo tiene en la calle Italia al 1.100. En esa reunión, tanto la entidad gremial conducida por Enrique Peñalba como ATE esperan una oferta contundente del Ejecutivo. De lo contrario, el conflicto seguirá su curso.

En diálogo con EL CIVISMO, el dirigente de ATE Jorge Zabalo expresó que "esperamos una respuesta favorable con una nueva oferta concreta, porque lo anterior fue totalmente insuficiente. Creo que ahora el gobierno tiene el tiempo legal para destrabar esto, pero con ofertas contundentes. Nosotros no estamos cerrando la puerta a nada, pero sí a ofrecimientos tan pobres como el que se hizo".

-¿Qué evaluación hacen de la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio?

-La conciliación obligatoria está plagada de vicios jurídicos. El poder político pasó por sobre lo legal. Una conciliación obligatoria no te la pueden dictar hasta que se inicie la medida de fuerza. Nosotros analizamos estas cuestiones con el otro sindicato, porque con esta declaración de conciliación obligatoria nos podían decretar ilegal el paro y los compañeros iban a correr riesgo de sufrir descuentos. En definitiva sabíamos que tarde o temprano la iban a dictar. Igual estamos haciendo actuaciones desde lo jurídico. Lo que no queremos, bajo ningún punto de vista, es que corra riesgo el trabajo de los compañeros y que se dilate el reclamo. Aceptamos la conciliación, y ahora el tiempo para resolver el conflicto lo tiene el Ejecutivo.

-La oferta de aumento del 8,9% es inferior a los 200 pesos no remunerativos que el gobierno ofreció hace algunas semanas.

-Sí. En la última reunión, desde el gobierno nos transmitieron esa propuesta del 8,9% al básico. Para la categoría más baja, ese porcentaje representa unos 50 pesos de bolsillo. Eso es sumamente insuficiente. Ese día no se volvió a hablar de los 200 pesos en negro que el municipio había ofertado.

-¿Cómo tomaron los trabajadores la conciliación obligatoria?

-En realidad, lo que los trabajadores tomaron muy mal fue la oferta. La conciliación la tomaron como una chicana, como una cuestión política para dilatar la solución. Los trabajadores están dispuestos a seguir peleando por este aumento, incluso de manera más contundente, aunque siempre dentro de los mecanismos democráticos y legales. En una expresión coloquial, te puedo decir que están muy calientes porque la última oferta es una tomada de pelos.

Comentá la nota