Municipales del interior, también en pie de guerra

La Federación que nuclea a los empleados de los municipios del interior provincial decretaron el estado de alerta y movilización. Piden mejores sueldos y exigen también integrar la Mesa Provincia-Municipios.
La postal se repite a lo largo y ancho del país. Empleados que pujan por mejorar las condiciones laborales y municipios imposibilitados de dar una respuesta a los reclamos de los trabajadores, justificados en muchos de los casos. Con la crisis económica mundial pisando los talones -a pesar del paquete de medidas anticrisis impulsado por la Nación para contener las esquirlas- los municipales del interior provincial reclaman mejores condiciones laborales -léase blanqueo, recategorización y, fundamentalmente, aumentos salariales- que les permitan recuperan al menos en parte el poder adquisitivo perdido en el camino de la inflación que envuelve al país.

En este contexto, la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Córdoba resolvió decretar el estado de alerta, movilización y asamblea permanente. La decisión se adoptó la semana pasada en el Plenario de secretarios generales de la entidad que nuclea a todos los sindicatos municipales del interior, a excepción del Suoem, que maneja los destinos de los trabajadores de la Municipalidad de Córdoba.

En el encuentro se resolvió, además, ratificar la aplicación de la escala de sueldos de la Federación solicitada en los municipios del interior, y el estudio y aprobación del estatuto, escalafón, régimen de concursos y régimen de remuneraciones del trabajador municipal, en todos los municipios y comunas.

Por su parte, la Federación dispuso llevar el reclamo al gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, así como también a las autoridades de la Legislatura provincial, intendentes municipales y presidentes comunales. Solicitarán también la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación, a fin de normalizar la situación de miles de trabajadores. Por caso, una de las principales irregularidades a subsanar es la del fuerte impacto del empleo precario en los municipios del interior. Según denuncia la propia Federación se estima que existen entre 8.000 y 10.000 trabajadores “en negro”, incluyendo como tales a los contratados y monotributistas, entre otros. La cifra representa un tercio del total de la planta (unos 27.000 en toda la provincia), pero en algunos casos la precarización laboral involucra al 80 por ciento de los trabajadores.

Para las autoridades de la entidad gremial, la raíz de la insolvencia de los gobiernos municipales para afrontar las mejoras salariales solicitadas se encuentra en el retraso tarifario. Sin bien la mayoría de los municipios subieron los impuestos este año, el incremento no alcanza para cubrir los gastos operativos de los servicios que se prestan. Para dar un ejemplo, en algunas ciudades los contribuyentes abonan apenas 9 pesos mensuales en concepto de Servicio a la Propiedad (similar al Inmobiliario municipal de la ciudad de Córdoba).

Reclamo

El reclamo de los empleados nucleados en la Federación que conduce Jorge Martín apunta puntualmente a dos cuestiones. Por un lado, a la situación de inequidad que se produce a partir de la precarización laboral que excluye a buena parte de los trabajadores de beneficios como obra social, seguro de vida, aportes previsionales, salario familiar, aguinaldo, derecho a la defensa sindical, y además perciben salarios muy por debajo de lo que recibirían si fueran formalizados.

Por otra parte, los gremialistas cuestionan el hecho de que en la actualidad varios municipios y comunas carezcan de normativa laboral.

“Muchos intendentes se niegan a elevar los proyectos presentados por los sindicatos a los Concejos Deliberantes para su estudio y aprobación del estatuto, escalafón, régimen de concurso, régimen de remuneraciones y manual de funciones, privando de esta manera a los empleados municipales a tener una carrera administrativa”, sostienen desde la entidad sindical.

Entre los objetivos planteados por los gremialistas, también se encuentra la posibilidad de contar con un convenio colectivo de trabajo que rija en todo el ámbito municipal y que fije un piso salarial para el conjunto de trabajadores municipales.

En esta discusión no participa el poderoso gremio conducido por Rubén Daniele, Suoem, que no está adherido a la Federación. Sin embargo, a pesar del contexto absolutamente diferente al que se vive en el interior, los empleados de la Municipalidad de Córdoba también presionan por mejorar su ya de por sí buena situación laboral, tal como lo anticipó Daniele semanas atrás.

Comentá la nota