Los municipales de Gallegos acataron la conciliación

Ante la audiencia mantenida con el secretario de Trabajo Raúl Santibáñez, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales finalmente decidió acatar la Conciliación Obligatoria, que implicará el cese de medidas de fuerza durante quince días, y la modificación del ámbito de negociaciones.
Ahora la Cartera de Trabajo mediará el conflicto. Las discusiones continúan el jueves a las tres de la tarde. En el marco de la conciliación obligatoria que se expidió desde la secretaría de Trabajo en manos del Secretario Raúl Santibáñez, finalmente luego de una ardua asamblea, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, decidió acatar la medida que exige retrotraer el estado de cosas vigente hasta antes de que comenzaran las medidas de fuerza; durante quince días las dos partes se comprometen a normalizar las actividades y a intentar llegar a un acuerdo dentro del espacio que brinda este mecanismo de negociación.

La jornada

La jornada de ayer comenzó con la concentración de afiliados al gremio en la sede del SOEM realizando una marcha pasiva hacia la cartera de Trabajo apoyando a los paritarios que irían a participar de la audiencia en esta Secretaría. Allí apostados desde las once de la mañana hasta la una de la tarde, los municipales aguardaron a Mansilla y a los paritarios, ya que a las dos de la tarde los esperaba la asamblea definitiva.

Al concluir la audiencia en Trabajo Pedro Mansilla indicó que el principal objetivo de la reunión había sido para pedir las explicaciones pertinentes sobre las implicancias de no acatar la Conciliación Obligatoria, en donde entre otras cosas Mansilla supo que como el gremio está en un período de inscripción gremial, la posible negativa a la medida dispuesta ponía en riesgo los trámites de la obtención de personería jurídica, además de la potestad del ejecutivo para descontar días caídos y de la posibilidad de que el gremio sea multado, tal como le ocurriera al sindicato petrolero días atrás.

Riesgos

Ante estos riesgos de los que Mansilla tomó conocimiento recién en la audiencia, fue en esos puntos que la asamblea llegó a la conclusión que era altamente riesgoso continuar con las medidas de fuerza sin acatar la Conciliación Obligatoria. Pero si bien cambió el ámbito mediador del reclamo, las posturas de las partes no dan señales de haberse modificado. Ahora el Ejecutivo tiene la obligación de mostrar ante el órgano de autoridad las ejecuciones presupuestarias de los últimos cuatro meses, ya que debe justificar la negativa de otorgar aumento, mientras que el gremio debe también justificar este pedido de un 50 % de aumento salarial. Quince días de tregua para una dialéctica poco plausible, el segundo encuentro será mañana a las tres de la tarde

Comentá la nota