Municipales furiosos con Rindfleichs

Sin dudas, la movida sindical más importante de la semana fue en la Capital del Monte, donde la noticia de que el intendente de Obera, Ewaldo Rindfleisch, desestimó la posibilidad de un aumento salarial en el corto plazo porque “la recaudación de tasas cayó alrededor de un 30 por ciento”, puso furiosos a los empleados municipales de la Capital del Monte, quienes organizaron una ruidosa manifestación y llegaron a ocupar el edificio comunal.
En la ocasión, los agentes comunales obereños hicieron circular un panfleto que decía “el intendente municipal persigue, reprime y castiga a todo aquel trabajador que con justo derecho reclama y pelea por su dignidad”, ello en relación a una empleada que recientemente fue designada a cumplir funciones en el Cementerio local. Se trata de Gladis Jost, quien además es secretaria gremial. Otro reclamo del gremio fue la quita de un adicional en tickets, lo que estaba sujeto a los excedentes de la coparticipación.

Comentá la nota