Municipales endurecen acciones en medio de manifiestas diferencias

Quienes permanecieron en el exterior del edificio comunal, mientras la dirigencia y voceros volvieron a negociar con las autoridades, a partir de la resolución de la asamblea, terminaron rompiendo un vidrio del despacho del intendente y acercaron peligrosamente la quema de cubiertas a la línea de las oficinas de atención al público. Voceros gremiales se retiraron en medio de veladas diferencias, al igual que se manifestaron durante la acalorada asamblea. Autoridades, concejales y diputado por pueblo, permanecían prácticamente cercados en el interior del Palacio Municipal.
En el quincho de la Mutual de la Caja de Servicios Sociales sesionó por la mañana la asamblea del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales que, frente a la propuesta del Ejecutivo Municipal, de incorporar 60 pesos al básico y 90 días para continuar analizando otras posibilidades de mejora salarial, definió en medio de acaloradas discusiones, ir a la negociación con el pedido de un 25 % al básico, la mitad de lo reclamado originalmente por el sector gremial al iniciar el conflicto, con medidas de acción directa, el 30 de septiembre último.

Pasadas las 19, el intendente Héctor Roquel presidió una reunión con la dirigencia gremial, de la que participaban todos los concejales -menos Adriana Reyes, por estar fuera de la localidad-, al tiempo que frente al edificio municipal comenzaba a instalarse una vigilia.

La dirigencia gremial se retiró en medio de cuestionamientos y reclamos de los manifestantes, tras plantear que a esos 60 pesos a incorporarse al básico desde octubre, le sigan otros $ 45 en noviembre y otros $ 45 en diciembre, ante la negativa de las autoridades.

Los manifestantes rompieron luego un vidrio de la oficina donde permanecían el intendente, los concejales José Hidalgo, Pablo Grasso, Mauricio Gómez Bull, Alberto Lozano, Pablo Fadul y José Luis Janezak, y se había sumado el diputado por pueblo, Francisco Anglesio. Desde el exterior fue arrojada una bolsa de residuos con botellas y otros elementos contundentes en su interior.

Manifestantes también ingresaron al edificio, y otros continuaron acercando cubiertas encendidas, peligrosamente, a la línea de vidrios de ingreso a las oficinas de atención al público, mientras las autoridades, concejales y diputado por pueblo permanecían en el interior.

Más tarde, el secretario de Finanzas, Angel Ledesma, explicó que en la reunión habían planteado más de una propuesta, siempre ante la intransigencia de las autoridades municipales, y el secretario general, Pedro Mansilla, cerró diciendo por LU 12 Radio Río Gallegos que de continuar sin respuestas satisfactorias a las aspiraciones del sector, hoy gestionará una audiencia con el padre obispo de la Diócesis, Juan Carlos Romanín.

En medio de cruces con manifestantes, también aseguró la continuidad de las acciones gremiales, mientras ingresaba nuevamente al Palacio Municipal, con la expectativa de algún cambio de actitud por parte de las autoridades.

Por la mañana, consultada la delegada del Corralón, Fabiana Wilmar, contó que la propuesta oficial no fue aceptada "porque con 98 pesos de bolsillo, ningún compañero va a subsistir", y además dijo por LU 12 Radio Río Gallegos, "porque si nosotros decidimos oportunamente blanquear todo lo que teníamos en negro, no podemos aceptar ahora 150 pesos no remunerativos".

La dirigente del ala más dura del conflicto informó que de la asamblea participaban no afiliados, aunque "tienen derecho a estar en la asamblea, pero no a votar, les permitimos el ingreso, aunque ubicados de otro lado, para identificarlos, porque no pueden votar", dijo.

Comentá la nota