Los municipales y el Ejecutivo alcanzaron acuerdo hasta agosto

Los dos gremios municipales de Comodoro Rivadavia reclamaban un incremento salarial y ayer lograron un acuerdo con el Ejecutivo. Los trabajadores acordaron con el gobierno que 450 pesos, de los 600 que cobran como adicional, se incorporen a los haberes. También acordaron que se les abone un plus de 1.200 pesos antes del 10 de junio, retroactivos a abril y mayo. La mesa de diálogo destraba el conflicto hasta agosto, momento donde la discusión será paritaria.
Luego de 15 días de asambleas y movilizaciones, los gremios municipales SOEM (Sindicato de Obreros y Empleaunicipal) y APJ (Asociación de Personal Jerárquico) llegaron a un acuerdo parcial con el Ejecutivo.

El sector gremial y el Estado abrirán una mesa de diálogo, donde se avanzará sobre la lista de reclamos que inició el conflicto. Los más de 1.200 trabajadores obtuvieron la incorporación en el salario básico de 450 pesos, además del adicional por zona. También cobrarán un retroactivo de 600 pesos por mayo y otros 600 pesos por abril.

El anuncio se realizó ayer en una asamblea gremial en el gimnasio municipal 1 a las 16, donde participaron los empleados de distintos sectores. "A partir de agosto cuando nos sentemos a charlar el tema salarial, queremos que todo lo que se firme sea con retroactividad a marzo", señaló David González, titular del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales.

"No había nada posible si no teníamos diálogo. Teníamos que terminar con las propuestas y contrapropuestas. Una vez más queda demostrado que con el diálogo se acercan las posiciones", afirmó Alfredo Pior, secretario general de la Asociación de Personal Jerárquico. El referente sindical le agradeció a sus afiliados la constancia y participación en esta negociación con el Estado municipal.

El SOEM y la APJ percibirán un aumento de 250 pesos en el presentismo además de 200 pesos al básico. Los gremios explicaron que también se cobrará por ventanilla 600 pesos retroactivos a mayo y abril, que será abonado antes del 10 de junio. De esa manera se resuelve temporalmente el conflicto, por lo menos hasta agosto cuando las partes vuelvan a sentarse en negociaciones paritarias.

El reclamo original se trata de un "blanqueo" de 600 pesos correspondientes a la asignación familiar. El fundamento era que la normativa vigente contempla la incorporación al salario básico 400 pesos y reasignar 200 pesos al presentismo, una propuesta rechazada en principio por el Ejecutivo.

Mientras tanto, se abre una Mesa de Diálogo para ir tratando los ítems que reclaman los sindicatos ante el gobierno. Entre los temas que ingresarán a esa agenda será la condición laboral de los trabajadores contratados y los Planes de Jefas y Jefes de Familia. Ese sector de los municipales eligió delegados al final de la Asamblea y planea reunirse la próxima semana para actualizar sus demandas.

"Después de nuestros reclamos, donde no había ningún aumento ni ninguna otra posibilidad, ahora hay que agradecer a los compañeros municipales que nos acompañaron en estas asambleas", dijo González.

Comentá la nota