Municipales correntinos se suman a la polémica por planes

Quieren evitar que Argentina Trabaja sea usado para abonar salarios a empleados que están en una situación precaria. También que los beneficiarios hagan trabajos que corresponden a los comunales.
Al igual que lo que ocurrió en varias comunas bonaerenses, la llegada del plan Argentina Trabaja generó polémicas entre municipales, que temen el arribo del clientelismo en el municipio capitalino.

A su vez, en varias comunas, los empleados manifestaron su rechazo a la aplicación del plan porque, en muchos casos, el salario mínimo está por debajo de los 1.300 pesos que cobran los beneficiarios de Argentina Trabaja.

Pero en el caso correntino el temor pasa por el clientelismo político. Más en una ciudad donde la desocupación está a la orden del día, emplear a 3.000 personas despertará mucho interés.

En la mayoría de los casos, los planes de este tipo terminan generando distorsiones de todo tipo, que despiertan pujas entre los empleados de planta y los beneficiarios que pretenden pasar a ser contratados por la Comuna una vez que finalice el plazo de duración.

El ex secretario General de la Aoem y actual concejal, Gabriel Romero, manifestó ayer que "es un deber advertir, para que no se traslade la mala práctica a nuestro Municipio, que en otros del conurbano bonaerense se ha utilizado el programa para dos tipos de fraudes: uno es utilizar los fondos cooperativos para abonar a trabajadores municipales habituales que permanecen en situación informal.

Como si en Corrientes se pretendiera pagar en adelante a los beneficiarios del Plan Neike Chamigo con estos dineros, haciéndolos ingresar a una fantochada de cooperativa".

"El otro fraude consiste en desnaturalizar en el terreno el plan. Y esto ocurre cuando las cooperativas realizan tareas propias de los trabajadores municipales. Como si estos cooperativistas dentro de poco pasaran a controlar el tránsito, barrer las calles, recoger la basura, mantener el alumbrado público, etc.", agregó.

Opinó que "el convenio suscripto con el Ministerio de Desarrollo Social, para la puesta en marcha de 50 cooperativas de 60 trabajadores, cada una en el marco del programa Argentina Trabaja, representa una buena noticia para la ciudad".

Por su parte, funcionarios del Municipio destacaron que no habría inconvenientes a la hora de aplicar el plan en Corrientes y que no se repetirán los problemas que se registraron en otras provincias.

Destacaron que los empleados deben tomar en cuenta que al mismo tiempo que trabajan con estos planes se han dispuestos medidas que mejorarán los sueldos y las condicionales laborales de aquellos que forman parte de la planta laboral.

Agregaron que la gestión actual tratará de dar todas las respuestas que pueda, pero hay un techo presupuestario que impediría ofrecer incrementos salariales, como se pretende desde algunos sectores.

Mencionaron también que el municipio capitalino debe pagar una abultada deuda que dobla el presupuesto, es decir que para cancelarla deberá destinarse gran parte de los recursos con los que cuenta.

Para la Comuna, la ayuda nacional servirá para incrementar la presencia en la mayoría de los barrios capitalinos que necesitan mejor los servicios que actualmente son deficientes.

En tanto, otros voceros comunales explicaron que este año la Nación acompañará fuertemente a los gobiernos provinciales y municipales.

Los planes sociales nacionales no sólo incluyen el tema salarial, también hay recursos para los proyectos que construya cada cooperativa. Es decir que vienen con financiación para obras.

La infraestructura es la prioridad, y en este rubro el mejoramiento de calles está primero en la lista. Estiman que en poco tiempo más comenzará el plan de pavimentación.

Comentá la nota