Los municipales celebran su día

l 8 de noviembre se instituyó como el “Día del Trabajador Municipal”, en coincidencia con la creación de la Confederación de Obreros y Empleados Municipales. Los municipales nicoleños tendrán asueto el próximo lunes, a través de un decreto firmado por el intendente Carignani.
Hoy 8 de noviembre se celebra el “Día del Trabajador Municipal”, conforme lo establece el Artículo 107º de la Ley 11.757 (estatuto del personal municipal de la provincia de Buenos Aires) por el que se dispone el pertinente asueto.

Los trabajadores municipales de San Nicolás tendrán su asueto en la jornada del lunes próximo. El traslado del feriado se realizó mediante un decreto firmado por el intendente municipal Marcelo Carignani.

El “Día del Trabajador Municipal” surge en coincidencia con la creación de la Confederación de Obreros y Empleados Municipales de la República Argentina, una fecha muy significativa, puesto que es el reconocimiento a la labor de un servidor en permanente contacto con los vecinos, trabajadores que contribuyen diariamente a la prestación de los servicios básicos y la realización de la obra pública, en la gestión política que cada municipio ha esbozado y aspira llevar adelante.

En la jurisdicción municipal se juegan los lineamientos de la organización y el desarrollo de las comunidades, de las condiciones de vida de sus habitantes, la salud pública, la cultura y educación, las actividades productivas, los recursos naturales locales y del medio ambiente, propósitos que no pocas veces se debaten con grandes insuficiencias.

Esta realidad demuestra la importancia que juega el trabajador municipal en el sentido de colaborar con su labor responsable, cotidiana y silenciosa para modernizar y mejorar la función municipal, a fin de cubrir las expectativas que están centradas en la labor del municipio.

Sobre este punto, Vicente Beccarini fue muy gráfico ayer en conversación con EL NORTE. El Secretario General del Sindicato de Trabajadores –la organización gremial que representa a casi la mitad de los más de 1.200 empleados que tiene el Estado Municipal- sostuvo que “sin el trabajador municipal, la ciudad sería un desierto”.

Los salarios

Acerca del momento actual que atraviesan los trabajadores municipales, Beccarini comentó que las negociaciones salariales con el Departamento Ejecutivo están “en un paréntesis”. Afirmó que “el tema ya está hablado con el Intendente”, y que “no bien se apruebe el nuevo presupuesto, nos vamos a sentar a diagramar un nuevo aumento salarial”. Acerca de la necesidad de un nuevo incremento en los sueldos, y tras la dura negociación de inicios de este 2008, Beccarini observó que “las cosas aumentan constantemente, y si el aumento fue oportuno, ahora ya queda un poco obsoleto”. Se espera que una nueva negociación sea llevada a cabo hacia principios de 2009.

Advirtió sin embargo que por fuera de lo salarial existen hoy algunos reclamos que tienen que ver con las condiciones laborales. “Hay cosas que los trabajadores están necesitando, como nueva ropa de trabajo. Y queremos que esta vez sea indumentaria de buena calidad, no como en otras oportunidades en que recibimos ropas que se desgastaron de inmediato”, explicó el Secretario general de los Municipales.

Por otra parte, y a través de un decreto firmado por el intendente Carignani, el próximo lunes 10 de noviembre ha sido decretado asueto laboral para los empleados municipales con motivo de celebrarse el “Día del Trabajador Municipal”, razón por la cual no se atenderá al público.

Desde el Municipio advirtieron que sí se mantendrán las prestaciones de los servicios indispensables, como el Servicio Municipal de Urgencias y Emergencias, y las guardias de Defensa Civil, Obras Sanitarias, Servicios Públicos. En tanto, el horario de visita al Cementerio Municipal se mantendrá sin alteraciones.

El municipal

Cuando el contribuyente se acerca al Municipio, por lo general lo motiva una necesidad. Tantas veces esta necesidad está vinculada a una imposibilidad, un inconveniente, una deuda, una urgencia. Y llega con esta carga además potenciada con esa actitud de ofuscación para con el Estado. Es parte de nuestro folclore. Al llegar al Municipio, en este caso por ejemplo al CEMAC, busca dos cosas: que se lo atienda lo más rápidamente posible, no perder tiempo, no tener que hacer grandes filas y recibir respuestas medianamente certeras. Cuando alguno de estos elementos fallan se producen la frustración y el enojo.

Por todo esto, la actitud del empleado municipal resulta elemental a la hora de generar calidad de vida. ya sea quien atiende como quien realiza un trabajo debe tener siempre presente ese desafío. El de sobreponerse a sus propias problemáticas personales y ser un profesional de la atención o la tarea guardando siempre las formas y las buenas maneras, recurriendo en caso de ser necesario a la paciencia y buscando las diferentes alternativas que puedan facilitarle o agilizarle la gestión al contribuyente.

El empleado municipal es en definitiva la cara, la voz, el trato y la gestión del Estado municipal. Es a partir de su forma de ser lo que sentirá el contribuyente y contribuirá o no a que ese vecino se sienta parte o ajeno de su Municipio.

Comentá la nota