La Muni arregla, el dueño paga

En el marco de las mejoras del área central, el municipio lanzó la reparación de las veredas. Si el frentista no cambió las baldosas rotas, contratistas harán el trabajo y les cobrarán a los vecinos.

La idea es cambiar la cara al centro en un trabajo integral entre la Municipalidad y la Provincia, y para ponerle el moño a estos arreglos el intendente Daniel Giacomino pidió que se priorice el plan de mejoramiento de las veredas del área central.

A su llegada de las vacaciones, tras 15 días en la costa argentina con su familia, el titular del Palacio 6 de Julio marcó los ejes de esta etapa, que "se verá resaltada por más gestión", según contó uno de los hombres de la mesa chica del gabinete.

El secretario de Desarrollo Urbano, Daniel Rey, le adelantó a Día a Día cómo será el plan para reparar las veredas, el que comprenderá, en principio, al área central porque la intención es llegar con las mejoras de aceras también a los barrios.

Las primeras reparaciones se realizaron a la altura de avenida Vélez Sársfield (en la misma cuadra de la Facultad de Arquitectura), y se extenderán en los sectores de la peatonal, el Cabildo, la Catedral y en las calles y arterias principales que hacen al casco histórico de Córdoba.

Las mejoras se realizarán con mosaicos antideslizantes en una continuidad en la obra integral que vienen realizando la Municipalidad y la Provincia en el área central.

En 2009 un grupo de inspectores de la Secretaría de Desarrollo Urbano salió a la calle y envió intimaciones a aquellos vecinos que no tenían en condiciones las veredas, ya sea por pozos, falta de mosaicos o cartelería no habilitada para ocupar la vía pública. También desde el CPC Mercado Norte se realizó un "escrache" con curitas gigantes, las que fueron pegadas en las veredas rotas, como una manera de notificar a los frentistas para que se hagan cargo de las reparaciones.

Rey explicó que los vecinos son los responsable de arreglar las aceras, pero que si éstos se demoran las mejoras la Muni avanzará con las reparaciones de todas las aceras. También explicó que no se trata de una tarea que persigue fines recaudatorios, pero que los frentistas que no cumplan "pagarán por los arreglos". "Veremos si serán en una, dos o tres cuotas. Eso lo resolverá (la Secretaría de) Economía", precisó el funcionario.

Refacciones. En estas tareas de revalorización del centro, en las que ya se observan las mejoras en el Cabildo, la Plaza San Martín, la Catedral y la avenida Hipólito Yrigoyen, se sumarán nuevos planes de embellecimiento (además del de las veredas), como refacciones y posicionamiento de las calles Buenos Aires y Entre Ríos.

"Lo importante es seguir en la recuperación del área central. Todos los frentistas se tienen que hacer cargo del estado de sus veredas... A las que se arreglen, les llegará un acta y se cobrará desde Economía", señaló el funcionario, uno de los hombres que ayer compartió una reunión con el intendente, quien insistió en poner énfasis en las obras preanunciadas. Además de las veredas en reparación, se vendrán los desagües, la batalla contra los baches y mejoras en el alumbrado público.

Giacomino, con la cabeza en la luz y los baches

Después de unos días de descanso en Mar de las Pampas, el intendente Daniel Giacomino llegó ayer al Palacio 6 de Julio con promesas de dar "prioridad a la gestión". Como eje central puso algunas obras que pretende poner en marcha a corto plazo, como desagües, arreglos de veredas en el centro, bacheo, pavimentación y alumbrado.

Durante su primer día, el intendente había previsto una recorrida por la ciudad, la que postergó por la lluvia. Como a lo largo de sus vacaciones mantuvo charlas telefónicas con casi todo su gabinete, no necesitó de una reunión de todo su equipo. Giacomino mantuvo encuentros por separado con Daniel Rey (Desarrollo Urbano), Gabriel Bermúdez (Economía) y Guillermo Luque (Gobierno), entre otros. Desde la Municipalidad le confiaron a Día a Día que a todos el intendente les repitió: "Baches y alumbrado".

Si bien se especulaba con algunos cambios de gabinete, sobre todo por algunas pequeñas diferencias entre su esposa y secretaria de Educación, Gabriela Almagro, con Guillermo Luque, secretario de Gobierno, "el tema central fueron las obras". "No hay cambios en el gabinete", insistieron, aunque en las segundas y terceras filas comenzaron a llegar figuras de la anterior gestión de Luis Juez.

Otro de los pedidos del intendente es que la deuda a los proveedores "quede calzada" en 2010 y que se mejoren los mecanismos de comunicación y difusión de las obras, según confiaron otras dos espadas de Giacomino. También se habló de seguir con los pedidos para que bajen a Córdoba más fondos de la Nación, que permitan desahogar las cuentas.

Comentá la nota