En el Día Mundial de la Tierra, Obama lanza su "revolución energética"

En el Día Mundial de la Tierra, Obama lanza su "revolución energética"
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprovechó el Día de la Tierra, que se celebra internacionalmente, para lanzar lo que llamó una "revolución energética" para la próxima década.
El plan, que Obama presentó en una fábrica de turbinas eólicas en Newton, estado de Iowa, prevé inversiones por 15.000 millones de dólares al año para redoblar la producción de energía limpia.

Obama volvió a reclamar que Estados Unidos se libere de su enorme "apetito" por petróleo.

Según Obama, Estados Unidos "lideró la economía global al desarrollar" en el pasado las entonces "nuevas fuentes de energía".

Pero "también lideramos en el consumo de energía", matizó el presidente norteamericano.

"Mientras que nosotros contamos con menos del cinco por ciento de la población mundial, producimos más o menos un cuarto de la demanda mundial de petróleo", indicó el mandatario.

Obama afirmó que "este apetito" representa "un costo tremendo para nuestra economía".

En ese sentido, señaló que, según las estadísticas oficiales, "el 20 por ciento de lo que gastamos en importaciones es el costo de las importaciones de petróleo".

"Enviamos miles de millones de dólares al extranjero a los países exportadores de petróleo, y creo que todos saben que muchos de ellos no son nuestros amigos", dijo Obama.

Arabia Saudita, Canadá, México, Venezuela y Nigeria son los principales proveedores de crudo para Estados Unidos.

La inversión anunciada por Obama se desarrollará durante una década y prevé el impulso a la creación de nuevas plantas de producción de energía eólica, solar y eléctrica.

Además, 11.000 millones de dólares, ya previstos en el paquete de salvataje económico, servirán para modernizar las redes de distribución.

El programa establece además la implantación por ley de un techo para las emisiones de los gases que provocan el efecto invernadero, sobre la base de estándares marcados por la Environmental Protection Agency (EPA), la agencia federal para la protección del medio ambiente.

Aun en medio de un discurso de tono optimista, Obama advirtió que la marcha hacia esta "revolución" energética "no será fácil" y que habrá "sacudones en el camino".

"Habrá costos para nuestro país y para cada uno de nosotros como individuos", en particular porque "no hay una respuesta perfecta para nuestras necesidades energéticas" indicó el presidente.

Comentá la nota