En el año del Mundial, la mitad de los televisores vendidos serán de LCD

Cerca de 800.000 del 1,6 millón de aparatos que se venderán serán de LCD, cuyas ventas crecerán 86% en 2010 por el Mundial. De ellos, un 10% correspondería a los nuevos LED
El fútbol es pasión de multitudes y más si se trata de una Copa Mundial. Desde el 12 de junio, millones de argentinos seguirán por televisión a la Selección Nacional en su debut ante Nigeria en Sudáfrica.

Para seguir con mejor definición las jugadas de los dirigidos por Diego Maradona, se prevé una gran inversión en nuevos televisores. De hecho, la venta de estos aparatos se dispara cada cuatro años por la cita del fútbol mundial. Y, esta vez, las principales marcas –como Philips, Sony y Samsung–, y cadenas de electrodomésticos –Frávega, Garbarino y Ribeiro– pronostican no sólo un crecimiento en la demanda general. También, anticipan que la venta de los TV de cristal líquido (LCD) ascenderá a 800.000 unidades, un 86% más que los 430.000 de este año.

De cumplirse esa previsión, estas pantallas lograrán captar por primera vez en 2010 la mitad del mercado de televisores, estimado en 1,6 millón de unidades, desde el 30% actual, de un mercado de 1,4 millón de aparatos. El resto corresponde a los tradicionales de tubo, casi el 100% a modelos Flat (de tubo plano), ya que los de tubo curvo están casi en extinción. Entre ellos, también crece la participación de los Slim, de menor profundidad que los normales.

Los televisores de LCD habían sido lanzados en la Argentina antes del Mundial de Alemania y marcaron una revolución en la forma de ver televisión, tanto por el diseño delgado como por la definición de las imágenes. En poco tiempo, desplazaron a los plasmas del mercado y, aún en plena crisis y retracción del consumo, sus ventas continuaron en alza.

En el nuevo despegue de los LCD incide, sobre todo, el precio: hoy cuestan menos de la mitad que antes del Mundial de Alemania. Se consiguen desde

$ 4.000 los de 32 pulgadas HD (alta definición), aunque con promociones cuestan desde $ 3.200, frente a los $ 8.400 de inicios de 2006. Así, achicaron su brecha frente a los de 29" de tubo plano, parten en los $ 1.500.

A diferencia del último Mundial, también hay modelos Full HD, de mayor definición (1920 por 1080 pixeles frente a 1366 por 768 de los HD), desde $ 5.200 los de 32".

Antes de Sudáfrica, se estima que los precios se mantendrán similares, aunque variarán en función de los descuentos por promociones especiales con tarjetas bancarias.

Lo que viene

Además, con este Mundial también llegan nuevos televisores, que ya comenzaron a venderse en el país: los aparatos de LED (diodos emisores de luz), aún más delgados que los LCDs (tienen un tercio de la profundidad) y, según el modelo, con prestaciones extra, como la conexión a Internet a través de cables o en forma inalámbrica, bajando previamente widgets (softwares) de los proveedores de contenido, como YouTube o Yahoo!, y la posibilidad de interactuar con otros artefactos (celulares y notebooks), sin cables. Según las empresas, además de la mejor definición y contraste de negros, permiten ahorrar 70% de energía frente a los TVs de tubo y 30% contra los LCD.

También son más caros: Samsung ofrece dos modelos de 40", 46" y 55" desde $ 10.000 el más barato y $ 12.000 el segundo, mientras que Sony tiene un modelo a $ 27.000. Philips prevé presentar sus gamas de LED el próximo año y Sony traer más modelos. Pese a su novedad y aún altos precios, en el sector estiman que captarán el próximo año de 10% a 15% de las ventas de LCD.

Hoy, la mayoría de los televisores de LCD se fabrican en Tierra del Fuego. Incluso Sony, que hasta ahora los importaba de Manaos (Brasil), México y Asia, acordó con Frávega para producirlos en la Isla, en tanto que Samsung comenzó a fabricar allí también televisores LED con Garbarino y Frávega.

Comentá la nota