Una multitud rinde homenaje a Alfonsín

Ciudadanos, políticos y personalidades de diversas áreas participan del velatorio en el Congreso; ante la gran afluencia, se decidió que continuará toda la noche; Carrió, Duhalde, Macri y todos los miembros de la Corte Suprema, entre otros, participaron de la ceremonia; Tabaré Vázquez confirmó su presencia.
Miles de personas despiden, en medio de expresiones de profundo dolor, los restos del ex presidente Raúl Alfonsín, quien murió anoche a los 82 años en su departamento de Barrio Norte.

Una fila interminable aguarda en las cercanías del Congreso. La entrada es por la explanada de la esquina de las avenidas Rivadavia y Entre Ríos. Por la cantidad de gente presente, se decidió que el velatorio continúa durante toda la noche y no hasta las 20 como estaba previsto.

Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Carlos Fayt, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda, Carmen Argibay, Eugenio Zaffaroni, Eduardo Duhalde, Julio Cobos, Eduardo Fellner, Mauricio Macri, Fernando de la Rúa, Gerardo Morales, Roberto Lavagna, Francisco de Narváez y Ernesto Sanz, son algunos de los políticos y personalidades que se hicieron presentes en el velatorio de Raúl Alfonsín.

El presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez le confirmó al vicepresidente Julio Cobos que participará del velatorio.

Minutos después de las 8, el vicepresidente y Fellner escoltaron el féretro. Cerca de las 10, llegó su hijo Ricardo Alfonsín.

Por el fallecimiento del ex mandatario se decretaron tres días de duelo nacional. Alfonsín murió mientras dormía, acompañado por sus familiares más cercanos: sus hermanos, sus hijos y algunos de sus nietos.

El funeral está previsto para el mediodía de mañana, después de un cortejo fúnebre que llevará sus restos desde el Congreso hasta el cementerio de la Recoleta. Los restos de Alfonsín descansarán en la bóveda de los Caídos en la Revolución de 1890, hasta que esté listo un mausoleo que se prepara para albergarlos.

Homenaje. Ayer, espontáneamente después de conocerse su deceso, un millar de personas se congregaron para despedirlo en las puertas del edificio donde había fallecido. "Me acerqué porque necesitaba estar acá. Alfonsín fue mi despertar a la política, a pesar de que militaba contra la FUBA en la universidad. Es un símbolo de la democracia", reflexionaba José Luis Petri, de 48 años.

Con velas, y en medio de lágrimas y un doloroso silencio, los asistentes rindieron homenaje al ex presidente de la Argentina, quien sufría de cáncer de pulmón con metástasis ósea, un cuadro que desde el fin de semana se había complicado por una neumonía broncoaspirativa.

José Ignacio López, vocero de Alfonsín en la Casa Rosada, recordó los últimos momentos del ex presidente: "Estaba lúcido, sereno y en paz, pero angustiado por la situación del país. Era un hombre de paz. Murió haciendo un esfuerzo para recuperar el sentido de construcción de la política, de diálogo, y no de confrontación. Este fue su testamento".

Comentá la nota