Una multitud pidió seguridad y justicia tras la muerte de Dalina

El fuerte impacto que produjo la muerte de Dalina Di Mauro en la comunidad marplatense volvió a manifestarse ayer con una multitudinaria marcha a lo largo de la calle San Juan. El individuo detenido por el crimen se negó a declarar.

Los vecinos y familiares de Dalina Di Mauro (34), fallecida el jueves pasado después de ser baleada en un asalto a su negocio una semana atrás, realizaron ayer a la tarde una multitudinaria concentración y marcha para reclamar justicia y el total esclarecimiento del hecho.

La concentración tuvo lugar en Gascón y San Juan, frente al maxirrubro donde ocurrió el cruento episodio y desde allí se inició una marcha hasta la avenida Luro.

En señal de duelo, sobre las vidrieras del local podían verse globos negros junto a un cartel que rezaba: "Y vos, ¿qué esperás? Unite. Si no te quejás, ¡no te quejes! Por más seguridad".

Algunos de los presentes portaban brazaletes negros y la mayoría exhibía carteles con la inscripción "justicia" sobre los colores de la bandera nacional.

La pluralidad del acto quedó demostrada con la asistencia del padre Ricardo di Lorenzo -de la iglesia San Juan Bautista, en representación del obispo Juan Alberto Puiggari- el pastor Omar Olier e integrantes de la comunidad judía y turca en carácter de guías espirituales.

Por su parte, el subsecretario de gobierno Fernando Gauna concurrió en representación de la Municipalidad.

Después de un minuto de silencio en honor a Dalina Di Mauro, la multitud saludó con un emotivo aplauso a Nélida y Néstor, padres de la víctima.

Guillermo Abbastante, vocero de los vecinos autoconvocados, informó que en la mañana de ayer "fuimos recibidos por el fiscal general Fabián Uriel Fernández Garello. También estaba el secretario de Gobierno Juan Guiñazú y les expresamos nuestros problemas".

Durante el encuentro presentaron un petitorio donde, según precisó Abbastante, "reclamamos pronta justicia y celeridad para este caso, que colmó la paciencia, y el fiscal nos dijo que van por buen camino".

"No puede ser -continuó- que seamos nosotros los que vivimos encerrados y no se trata de sectorizar sino que es un reclamo de los vecinos, pacífico, sin agresiones ni insultos".

En ese sentido, aseguró que "seguimos siendo más los buenos que los malos, no tenemos que olvidarnos de eso, sufrimos un altísimo nivel de inseguridad pero no tenemos que claudicar en nuestro reclamo de seguridad y mejor calidad de vida".

Carteles

Respondiendo al llamado de los autoconvocados, el pastor Omar Olier dijo a la multitud: "Todos somos iguales ante Dios; algo pasa si estamos todos acá, un viernes a la tarde, cerramos los negocios. Si Mar del Plata sale a la calle, algo está pasando".

Luego de recurrir a una parábola, apeló a "la perseverancia, porque tenemos que hacer valer nuestro derecho. No necesitamos armas para hacer justicia, porque cuando el pueblo se para eso es autoridad".

A su turno, el cura párroco Ricardo di Lorenzo manifestó: "La realidad nos duele, pero los buenos somos más. Tenemos que recuperar las épocas en que se podía estar en la puerta de la casa".

Sobre la detención de uno de los presuntos autores del hecho, Néstor di Mauro, padre de Dalina, aseguró con prudencia: "Todavía no sabemos si el detenido es el que mató a mi hija. Hay un largo trecho que recorrer para determinar si es el culpable".

Lucrecia, quien posee un local de cosmetología sobre la calle San Juan, dijo que antes "vivía con miedo, ahora vivo aterrada. Desde el año pasado a esta fecha nos asaltaron 8 veces. Yo sólo pido que le corten las manos".

La marcha y las versiones

Terminados los discursos y mientras los presentes coreaban la palabra "justicia", el vocero de los autoconvocados manifestó: "El que quiera marchar que lo haga, pero le pedimos que no respondan a ningún tipo de agresión".

Al respecto, Abbastante señaló que hubo personas que operaron con falsas informaciones, indicando que la marcha se desplazaría hasta Tribunales. Tal versión llegó e incluso fue reflejada por los medios de prensa.

"¿Para qué ir a esa hora si está cerrado?", señaló el vocero y, luego de referirse a personas infiltradas insistió en que la "información debe salir de un solo lugar. Si quieren marchamos, pero no respondan agresiones".

Así, la multitud enfiló por San Juan encabezada por un cartel que pedía "seguridad y justicia", a la vez que aplaudían y coreaban el nombre de la víctima. Espontáneamente, al paso de la marcha la gente que estaba en sus casas se asomaba a las ventanas y también aplaudía, mientras que los vehículos que se detenían en cada una de las intersecciones que atravesó la multitud tocaban bocina mientras aguardaban.

Ultimo adiós

Luego de ser velados en la empresa funeraria de Tres de Febrero al 3600, los restos de Dalina di Mauro fueron inhumados ayer a la tarde en el Cementerio Parque.

La joven dejó de existir el jueves luego de seis días de internación en estado vegetativo.

Los hechos ocurrieron el viernes de la semana anterior cuando Dalina fue baleada en la cabeza por uno de los dos delincuentes que ingresó con fines de robo en su maxirrubro.

El detenido se negó a declarar

El individuo que el jueves a la noche fue detenido en el partido de La Matanza por el crimen de Dalina Di Mauro se negó a declarar ayer ante el fiscal Marcos Pagella.

Se trata de José David Cisterna (31), quien afronta cargos por "homicidio calificado", delito que contempla penas de hasta prisión perpetua.

El fiscal entiende que se trata de un homicidio "criminis causa", ya que el autor ultimó a la víctima para lograr impunidad en un delito anterior (el robo calificado).

Mientras tanto, sigue prófugo un individuo de 23 años sobre quien pesa orden de detención por el mismo delito.

Una fuente judicial indicó que el nombre de Cisterna comenzó a ser barajado por los investigadores el mismo día en que se produjo el ataque contra Dalina.

"Días antes, Cisterna había sido interceptado por efectivos de la comisaría cuarta que le hicieron una contravención porque llevaba algunas "yugas" y un proyectil calibre 11.25", indicaron fuentes de la pesquisa.

Comentá la nota