Una multitud contra la impunidad.

Pidieron celeridad en las causas contra los genocidas, y que la Justicia “cumpla” su deber en el Bicentenario.
Una verdadera multitud que superó con holgura las 3.000 personas, se movilizó ayer por las calles de la ciudad con motivo de conmemorarse el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

El reclamo por la celeridad de las causas, con el propósito de “que finalice la impunidad en el Bicentenario”, fue uno de los pedidos salientes de la convocatoria de ayer.

La masiva asistencia fue otro de los hechos destacados de la convocatoria de ayer, que como todos los años organiza la Multisectorial de Derechos Huma-nos.

Así, si bien no se registraron problemas, marcharon unidos sectores hoy contrapuestos en la vida social del país.

Se lo vio a Juan Echeverría, de la Federación Agraria, caminar unos pasos antes que el Movimiento Evita, que portaba un cartel con la consigna “1955-1976. Ayer y Hoy, Campo=Golpe”. Entre los casi 100 metros que los se-paraban, la Federación Juvenil Comunista calificaba de “golpistas a la Sociedad Rural”.

CONVOCATORIA. Miembros de organizaciones políticas, sociales y universitarias se concentraron en la plaza Sáenz Peña y desde allí marcharon hasta plaza Alvear, donde concluyó con un acto y festival musical.

La bandera con la foto de desaparecidos, de la Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos Entrerrianos (Afader), encabezaba la gruesa columna, seguida por la Agrupación Hijos, CTA, Agmer Paraná, ATE, la Corriente Clasista y Combativa, agrupaciones universitarias y comunistas, Uader, entre otras representaciones.

Al pasar frente a la sede de la II Brigada Blindada del Ejército, un grupo de manifestantes pintó las paredes del edificio, con consignas como “Milicos asesinos” o “Cárcel a Trimarco”.

Al girar desde calle 25 de Mayo hacia Monte Caseros, hubo pintadas frente a la sede del Arzobispado. En tanto, cerca de 30 personas –fieles de la Iglesia– observaron el paso de la marcha, en las escalinatas de la catedral metropolitana. Al pasar, los manifestantes entonaron cánticos en su contra.

La dirigente social María Luz Piérola destacó la presencia de “muchos jóvenes, lo que denota que sembramos. Eso renueva la exigencia social de jucio contra los genocidas, para que no exista más el terrorismo de Estado”.

Al mismo tiempo, deslizó otro aspecto hoy polémico en el país: la inseguridad. Dijo que “ninguno de nosotros, los sobrevivientes recurrimos a la justicia por mano propia. Creímos en el poder policial que podía acercarse a la justicia”. Finalmente, insistió en el reclamo por mayor celeridad de las causas Área Paraná y Hospital Militar.

El reclamo por los juicios a represores

A 33 años del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, organismos de derechos humanos, organizaciones políticas, sociales y sindicales realizaron ayer un acto en Plaza de Mayo de Buenos Aires, en el que se pronunció un fuerte reclamo a la Justicia para que se aceleren las causas por delitos de lesa humanidad.

Bajo la consigna Juicio y cárcel común para todos los genocidas, Aparición Con vida de Jorge Julio López y por los 30.000 compañeros detenidos desparecidos, una multitudinaria columna encabezada por las dirigentes de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Taty Almeida y Nora Cortiñas, avanzó desde Avenida de Mayo y Piedras en dirección a la Plaza de Mayo, portando la bandera con las fotos impresas de los 30.000 detenidos-desaparecidos.

De la marcha, precedida por grupos de percusión y de danza afroamericana, participó el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. Luego, se dio lectura a un documento en el que se realizó un fuerte reclamo al Poder Judicial para que acelere las causas por delitos de lesa humanidad, se recordó a los “cómplices civiles”, de la dictadura militar entre los que se mencionó a grupos económicos y de medios de comunicación y se exigió cárcel común para “todos los genocidas” de la última dictadura.

Comentá la nota