Multisectorial privada no quiere la prórroga indefinida de la ley corta

Los sectores privados ligados a la actividad económica de Río Grande sellaron ayer un documento donde plantean diez puntos para amortiguar los efectos de la crisis y evitar una recesión más profunda. Uno de los principales pedidos se refiere a la eliminación de la «ley corta» tarifaria, de manera que las alícuotas de tasas e impuestos se retrotraigan a diciembre del año pasado.
La multisectorial privada conformada en Río Grande manifestó su rechazo a la prórroga indefinida de la «ley corta» tarifaria, solicitando al Gobierno que la política fiscal se retrotraiga a diciembre del año pasado. Junto con esto, también piden que exista una «política que permita acceder al sector privado a mecanismos de diferimiento u otras medidas de elasticidad fiscal sobre los impuestos» que son considerados distorsivos.

Ayer, los sectores privados ligados a la actividad comercial de Río Grande sellaron el documento que será elevado a las autoridades de Gobierno, tanto nacional, provincial como municipal; con el objeto de hacer un trabajo conjunto que logre «amortiguar lo más posible los efectos de la crisis» y que la recesión no agudice la actividad socioeconómica.

En el documento se vuelcan diez puntos sobre los cuales se trabajará con las autoridades de Gobierno, considerando que son medidas para que el sector privado no vea agravada aún más la situación que se vive, (ver aparte).

Respecto a la prórroga indefinida de la «ley corta» tarifaria, cabe subrayar que forma parte de la discusión del presupuesto para el año próximo. El Gobierno lo pide expresamente a los legisladores para poder equilibrar las cuentas públicas y hacer frente al déficit que mes a mes se acumula, como consecuencia del enorme gasto público vigente.

Sobre este punto en particular, la multisectorial conformará una comisión de trabajo que pedirá una entrevista con los legisladores de la comisión de Economía, de manera de evaluar medidas alternativas a la eliminación del aumento en tasas por servicio que presta el Estado y el aumento de las alícuotas en impuestos considerados distorsivos.

«Acá deben observar que si siguen con una política de enorme carga impositiva sobre el sector, verán que las consecuencias no sólo serán las de generar desocupación por el cierre de algunos comercios e industrias, sino además que lograrán el efecto inverso: una caída importante en la recaudación», dijo Diego Navarro, presidente de la Cámara de Comercio, uno de los sectores que conforman esta mesa amplia de los sectores privados de la economía local.

El diagnóstico de la situación actual que ha hecho la multisectorial está resumido en los siguientes puntos:

-La caída de la actividad económica general, que podemos individualizar en la industria, el comercio y los servicios.

-La disminución de puestos de trabajo, frente a la incertidumbre económica.

-La caída del ingreso efectivo de los trabajadores y la falta de liquidez.

-La disminución de la competitividad para la exportación de nuestros productos.

-El crecimiento de la brecha en la distribución del ingreso.

-Deterioro de valores de bien común, sensibilidad y solidaridad social.

Las medidas buscan «amortiguar lo más posible los efectos de la crisis».

LOS DIEZ PUNTOS

Los siguientes son los diez puntos volcados en el documento elaborado por la multisectorial, sobre los cuales se trabajará en diversas comisiones, contemplando gestiones antes autoridades del gobierno provincial y de la municipalidad, como también ante representantes de Nación:

1.-Implementar medidas fiscales y parafiscales que restablezcan niveles de actividad, empleo e inversión, en un marco de previsibilidad, seguridad jurídica y protección a la producción local.

2.-Disponer de créditos de la banca oficial para restablecer la estructura de financiamiento de la producción, y promover fideicomisos de inversión, consumo y compras.

3.-Definir un plan fiscal tributario provincial que retrotraiga la presión tributaria al 31/12/07 no prorrogando los alcances de la «ley corta» y que permita acceder al sector privado a mecanismos de diferimiento u otras medidas de elasticidad fiscal sobre los impuestos que afectan directamente al sector.

4.-Promover el trabajo y garantizar niveles de empleo estables, reactivando el ciclo económico de las familias, alentando al crecimiento de la demanda y el consumo interno.

5.-Gestionar ante las autoridades nacionales nuevos instrumentos arancelarios y fiscales en el marco del régimen de promoción industrial para aggiornarnos a los nuevos parámetros de competitividad de nuestros productos hacia el mercado interno nacional, Mercosur y terceros países.

6.-Restablecer y rediseñar mecanismos de promoción a través de las autoridades provinciales y municipales, con incentivos fiscales que fortalezcan la inversión y el desarrollo.

7.-Gestionar ante los organismos pertinentes el ingreso de la provincia al mercado eléctrico y la ejecución de las obras para el interconectado provincial.

8.-Reformular los presupuestos públicos priorizando las inversiones en obras e infraestructura, y eficientizar el gasto público tendiente a lograr el equilibrio fiscal y el cumplimiento de la norma constitucional (artículo 73 de la Constitución de la Provincia).

9.-Coordinar planes y estrategias conjuntas y participativas entre el Gobierno provincial, los municipios y los sectores activos, para generar políticas de producción y desarrollo social efectivas.

10.-Garantizar que el compromiso de nuestros recursos naturales, tal el caso del convenio para la producción de metanol, respete los criterios de sustentabilidad, transparencia y eficacia, y que los recursos que se generen se inviertan en desarrollo económico y obras de infraestructura y no para licuar déficit corrientes crónicos generados en forma irresponsable.

Comentá la nota