La Multisectorial convoca a una marcha por "seguridad, inclusión y justicia"

A más de medio año de la última marcha, la Multisectorial vuelve a la calle. Matías Torres de la Puerta actuó como vocero y anunció que se convoca bajo las consignas de "inclusión social, seguridad y justicia". Todavía no están previstos ni discurso ni oradores.
Decidieron volver a la calle. La Multisectorial convocó a una nueva marcha para el lunes 9 de noviembre, a las 19.30, desde la plaza central. No está del todo establecido el recorrido ni tampoco si habrá oradores o lectura de algún documento. Sí, la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino.

Al momento de la manifestación, habrán transcurrido seis meses y medio desde la última marcha y siete meses y medio desde la primera. El vocero de la agrupación fue el abogado Matías Torres de la Puerta que planteó que "la decidimos el lunes pasado (por el 19 de octubre) y definimos que se iba a marchar por inclusión social, seguridad y justicia. No como tres puntos individuales sino como política de Estado integrada. Estamos convencidos de que la mesa de trabajo no logra todavía soluciones y el problema sigue siendo el 'mientras tanto'. Es insostenible la inseguridad que hay. Y cuando uno habla con la gente de los barrios, siempre nombran a los mismos. Que son los que entran por una puerta y salen por la otra. Los ciudadanos necesitamos garantías constitucionales porque no podemos ser nosotros los que vivamos encerrados mientras que los que delinquen están sueltos".

La gran apuesta de la Multisectorial es la de lograr redoblar el logro de las anteriores. El 23 de febrero fueron de 6.000 a 7.000 las personas que salieron a la calle. Casi un mes más tarde, el 18 de marzo, marchó la mitad pero ahí el ingrediente fundamental fue la masiva presencia de jóvenes.

"Los delincuentes se manejan con inmunidad. No tienen consecuencias", aseguró Torres de la Puerta.

-¿Quién o quiénes les otorgan esa inmunidad de la que habla?

-¿Vos te referís a lo que dijo el juez Arias?

-En parte. Es un tema viejo. Sólo que ahora en que el juez Luis Arias salió a decir que la policía recluta chicos para que salgan a delinquir.

-Pero el juez Arias debería decir todo lo que sabe. Seguramente lo sostiene con cosas concretas y debería decirlas. Y eso no es sumarme a lo que le planteó (el gobernador, Daniel) Scioli. Pero más allá de eso, creo que hay una parte de la policía que actúa en connivencia con delincuentes. Pero hay también un gran nivel de frustración de policías en Olavarría. Hacen todo un trabajo en el que se juegan la vida y a los tres días se encuentran con que el delincuente está libre. Es un nivel de frustración enorme el que tienen.

Frustraciones

Ese "nivel de frustración" al que hace referencia es visto por Torres de la Puerta como una consecuencia de un rol judicial que no se cumple a fondo. Porque a juicio del abogado "los jueces de Garantías y de Ejecución deberían responder en ámbitos como la mesa de trabajo" convocada por la Policía y el Ejecutivo a preguntas como "¿por qué liberan a los delincuentes? ¿por qué no se computan antecedentes? Porque además, si (el fiscal general, Eduardo) Serradell diera más datos sabríamos qué es lo que ocurre. En Olavarría hay 120.000 habitantes y deben haber entre 80 y 100 personas que delinquen".

Sus cuestionamientos van más allá también. Advierte que hay infinitas situaciones irregulares en las que "los fiscales deberían haber actuado de oficio y no lo hacen. Cuestiones, por ejemplo, como la que ocurrió el otro día en la Saladita en donde, según lo que ustedes publicaron en la web, la policía habría dejado ir a un hombre con billetes falsos como si nada. Esos son delitos de acción pública y tienen que investigar de oficio".

Esta vez la consigna se amplió a algo más que inseguridad, que fue el eslogan unificador de las anteriores. Sobre todo, de la primera, aquella de febrero que se concretó después de una seguidilla de asaltos con particular ensañamiento para con personas de edad avanzada.

Entre medio, hubo una tercera marcha que no congregó a más de un centenar de personas. Aquella que clamaba por la suerte de Magalí Giangreco, cuando todavía sus restos no habían aparecido y se conservaba la esperanza del reencuentro.

Durante los últimos meses fueron varios los preanuncios luego frustrados de marchar. Anoche, Cristina Forcinito -otra de las integrantes de la Multisectorial- decía a EL POPULAR Medios que "no nos quedó otra. La política de Estado está haciendo agua en materia de inseguridad y de violencia. Así que no pudimos seguir retrasando una nueva marcha. Se están produciendo muchísimos delitos que ya ni siquiera son denunciados y hay una enorme violencia".

El equilibrio entre las tres consignas que la entidad dice levantar parece endeble. Y cada integrante se volcará seguramente más a una que a otra.

De hecho en las anteriores había un eslogan que también planteaba: "Digamos basta, por más y mejor seguridad. Antes de que nos maten salgamos a la calle". Frase que estaba colocada en las puertas de numerosos negocios del centro de la ciudad. La mayor parte de los manifestantes que llegarán a la plaza central el 9 de noviembre se sumará indudablemente por este último concepto más que por el otro que dice clamar por una política de Estado que congregue los lemas de seguridad, inclusión social y justicia. Después de todo, para muchos, los dos últimos conceptos parecen discursos vacíos o palabras pasadas de moda.

Comentá la nota