Se multiplican los incendios forestales y la situación sigue siendo crítica.

La sequía que afecta a gran parte de la provincia mantiene en estado crítico el riesgo de incendios forestales y los focos de fuego que se desataron desde el 12 de marzo hasta esta fecha produjeron cuantiosas pérdidas en los ámbitos rurales de la provincia de Misiones. Durante la Semana Santa, tanto desde el Plan Provincial de Manejo del Fuego como de los distintos destacamentos de bomberos voluntarios y bomberos de la policía, debieron sofocar incendios en las zonas rurales de Montecarlo, San Javier, Apóstoles, Leandro N. Alem y Jardín América.
"Las zonas más complicadas están ubicadas en el Sur de la provincia, desde la localidad de Aristóbulo del Valle hacia abajo, ya que se trata de una zona de plantaciones rurales.

En los yerbales, la aplicación de herbicidas produce material combustible y en los pinares, la resina de los pinos también es propicia para la propagación del fuego", explicó Rafael Yacovich, del Plan Provincial de Manejo del Fuego, quien recordó además la vigencia de la Resolución 155 que prohíbe la utilización del fuego como herramienta de trabajo rural y la quema de basuras.

En la zona norte, la situación es menos complicada porque los microclimas de los bosques nativos generan humedad y existen menos posibilidades de incendios, aunque de igual manera recomiendan extremar las precauciones para evitar accidentes.

La temporada crítica comenzó aproximadamente el 12 de marzo, y el día 15 de ese mes, desde el Plan Provincial de Manejo del Fuego solicitaron que el avión hidrante permanezca en la provincia al menos un mes más, plazo que volverá a ampliarse en virtud de las situación actual. Desde este Jueves Santo, desde el Plan de Manejo del Fuego actuaron en las zonas rurales y aledañas al Cerro Monje, Itacaruaré, Tres Capones, y en las zonas aledañas a Apóstoles: en proximidades del Ejército, de la planta reductora de la empresa Electricidad de Misiones Sociedad Anónima (Emsa), en proximidades de la yerbatera emplazada en la intersección de las rutas provinciales 2 y 105 y en la zona del barrio San Martín, en intervenciones conjuntas tanto con los bomberos de la Policía de la provincia como con las Municipalidades de las zonas mencionadas.

Los integrantes del Plan que combaten los incendios también actuaron en la zona de Montecarlo junto a los bomberos de la Policía y a brigadistas de una empresa privada; en Colonia Tarumá, en la Colonia Itacuruzú y en la costa del río Paraná, donde se quemaron cerca de 25 hectáreas de pinos de más de quince años.

Durante el fin de semana, el personal del Ministerio de Ecología, Recursos Naturales Renovables y Turismo intervino en el incendio de la propiedad de Mayorga SA, en Jardín América, donde se quemaron pastizales y montes bajos, muy próximos a una plantación de pinos.

En proximidades de la localidad de Leandro Alem, por la ruta Nacional 14 se registró "una quema importante de pasturas.

Estos incendios, en su gran mayoría, son indiciados por las actividades del hombre, que prenden fuego para hacer limpiezas de terrenos o para otras actividades y a partir de la sequía que afecta a la zona, se les descontrola", indicó Yacovich.

Desde la base de Apóstoles del Plan Provincial de Manejo del Fuego estiman que esta sequía se extenderá por al menos un mes más, razón por la cual aconsejan extremar las medidas de prevención de incendios y respetar las reglamentaciones vigentes que prohíben las quemas. Fuego prohibido

El Ministerio de Ecología, Recursos Naturales Renovables y Turismo recuerda que está prohibido en todo el ámbito de la provincia de Misiones, el uso del fuego como herramienta de trabajo en tareas rurales y quema de basurales, está prohibido en todo el ámbito de la provincia hasta tanto desaparezca el índice de peligrosidad de incendios.

La Resolución 155/09, suscrita por el ministro Horacio Blodek, indica además la obligatoriedad de mantener actualizado y oficialmente distribuido a las unidades regionales de la Policía de Misiones, el índice mencionado, que será calculado a través de la Dirección General de Bosques Nativos de este organismo.

Esta medida fue adoptada en función de las reglamentaciones vigentes y con el objeto de prevenir incendios rurales que pueden ocasionar daños en la masa boscosa y ante las actuales condiciones climáticas que elevaron el índice de peligrosidad al estado de extremo y crítico.

Comentá la nota