Multinacionales comienzan a vender depósitos y fábricas en la Argentina

Cierran las operaciones con la condición de que el nuevo dueño les alquile el predio. Las firmas que ingresan al mercado local, incluso, lo hacen solo rentando un predio
“Desháganse de la mayor cantidad de activos que puedan”. Palabras más, palabras menos, esa es la indicación que recibieron muchas empresas de capitales extranjeros que tienen operaciones en la Argentina.

El objetivo de esa misión nada tiene que ver con desaparecer del mercado local. En cambio, sí está ligado a la necesidad que tienen las compañías de hacerse de dinero fresco, por un lado, y de reducir su exposición en bienes, por el otro. En ambos casos la crisis financiera internacional juega un papel central.

Así, muchas empresas –principalmente autopartistas, fabricantes de insumos químicos y aquellas dedicadas a la distribución y logística– le colgaron el cartel de venta a sus instalaciones, casi todas fábricas y depósitos.

Pero la operación no es una simple venta. Quien se quede con el predio se deberá comprometer a alquilárselo a su antiguo dueño para que siga operando allí.

“Ya a fines del año pasado las empresas hacían cola para vender sus inmuebles, pero en ese momento no había interesados en comprarlas. Hace una semana la situación comenzó a cambiar”, dijo a El Cronista Ana Simeone, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre, de las más fuertes en el mercado de las fábricas y depósitos.

Lo que produjo este cambio es la ley conocida como “de repatriación de capitales”, que permite el ingreso al país de fondos que están en el exterior a costos muy convenientes. “Apenas se aprobó la ley, aparecieron los inversores”, precisa Simeone.

Hasta el momento, las empresas que más activas se mostraron en este sentido pertenecen fundamentalmente a tres rubros: distribución y logística, autopartes y fabricantes de insumos químicos. Además, son firmas originarias casi en su totalidad de España, Francia y los Estados Unidos.

¿Qué es lo que lleva a las compañías a adoptar este operativo repliegue?

“Es que hay puntos en los que no se confía sobre la Argentina, como la inestabilidad tanto política como económica que hay. Entonces las casas matrices optan por replegar sus tenencias de inmuebles, también como una forma de hacerse de efectivo”, explicó a El Cronista el directivo de una de las empresas que tomó este camino.

José De Achával del departame

nto de Inmuebles Industriales de LJ Ramos, ofrece una variante a estos movimientos.

“Lo que se está viendo mucho es el interés de empresas por instalar sus inmuebles industriales en el país, aunque con la particularidad de que quieren alquilar, en lugar de comprar. La idea es tener la menos exposición posible”, explicó De Achával.

El especialista, además, sostiene que por lo general son autopartistas europeas quienes buscan estas variantes.

Para los inversores, en tanto, puede resultar una buena opción. En primer lugar porque, ante su necesidad de vender, las empresas pueden acceder a interesantes descuentos en la operación. Además, se suelen pactar tasas de retorno que pueden rondar entre el 18% y el 20%.

Comentá la nota