Multarán a las provincias que derrochen energía

Este dispendio, según el Gobierno, está vinculado directamente con la ineficacia de las empresas distribuidoras de electricidad para evitar las pérdidas "No Técnicas" (hurto). Formosa es la provincia que más sufre esta situación
Con el objetivo de minimizar los inconvenientes de la crisis energética, la Secretaría de Energía de la Nación amenazó a las provincias con un recargo al precio del Kwh que les vende si no profundizan la metodología para terminar con el derroche de electricidad.

En materia de prevención y control, la situación de las empresas del NEA no se distinguen por su eficacia y las consecuencias las sufren tanto las transportadoras en sus balances económicos como los usuarios en el servicio que reciben.

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico -Cammesa-, conjuntamente con el Ente Regulador de Obras y Servicios Públicos, acusaron a la empresa concesionaria del servicio de energía en la provincia (EDEFOR) de mostrar falencias en esta materia.

"Formosa es una de las provincias con mayores índices de pérdida de energía no técnica, lo que significa que es energía que no se está facturando y eso redunda en perjuicio de todos los usuarios, son ingresos que la distribuidora no tiene, no se traducen en inversiones o mejoras en el sistema y es el sistema que estamos viviendo y padeciendo a diario con todos los cortes que tenemos", subrayó el titular del EROSP, Hugo Córdoba.

La voz de Edefor

Por su parte, el gerente de EDEFOR, Alberto Clavijo, expresó en varias oportunidades que este problema no es de fácil resolución. "Somos el queso del sándwich..

Desde el organismo de contralor nos sancionan con multas cuando no cumplimos, pero no recibimos ningún tipo de compensación cuando el inconveniente tiene como responsable a la distribuidora", sostuvo.

Entre esta telaraña de acusaciones, los gobiernos provinciales también son blanco de críticas sobre su rol. En el caso de Formosa, el EROSP es el encargado de velar por la calidad del servicio de energía (entre otras funciones), pero nulos resultados obtuvo en su afán de garantizar que cada formoseño no sufra permanentes cortes y bajones en el suministro.

Ante este panorama, y con el último aumento tarifario sin terminar de ser digerido por la ciudadanía, las altas temperaturas de estos días parecen advertir a los usuarios que se preparen para padecer un problema que parece crónico, no

Comentá la nota