Mujica no quiere más pasteras junto a Botnia

En la misma semana en la que Argentina y Uruguay intentaron bajar los decibeles del enfrentamiento binacional en torno a la pastera Botnia, el presidente electo José Mujica manifestó ayer su deseo de que una empresa de celulosa de capitales suecos, finlandeses y chilenos, que tiene previsto instalarse en Fray Bentos, sobre la margen del río Uruguay donde ya funciona Botnia, evite hacerlo.
"No podemos alentar una concentración en un lugar donde se nos multiplican la presión y los conflictos, que consideramos que son algo estratégicos para el Uruguay", sostuvo Mujica en un acto con motivo de la celebración del Día del Exportador.

Así salió al cruce de las informaciones de autoridades de Stora Enzo-Arauco que estuvieron reunidas con el intendente del departamento de Río Negro, Omar Lafluf, y manejaban la posibilidad de establecerse en la ciudad de Fray Bentos.

La planta de celulosa, instalada en 2007 por la firma finlandesa Botnia y que funciona junto al compartido río Uruguay, es acusada por Argentina de contaminar sus aguas, denuncia que Montevideo rechaza. En busca de una salida jurídica al conflicto, Argentina querelló a Uruguay ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que tiene el caso en sus manos, acusándolo de violar el Tratado del Río Uruguay, y los magistrados deberían experdirse durante los primeros tres meses de 2010.

Esta semana, con motivo de la última cumbre del Mercosur del año, que tuvo lugar en la capital charrúa, la mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner, intentó minimizar el conflicto entre ambos países vecinos al asumir la presidencia pro témpore del bloque. Asimismo, se comprometió a asistir a la asunción de Mujica, el 1º de marzo próximo, después de abrir las sesiones legislativas ordinarias en el Congreso argentino.

Comentá la nota