Mujica prometió emular a Tabaré

Sostuvo que llevará a su país al Primer Mundo; es el favorito en las encuestas
MONTEVIDEO: En la avenida 18 de Julio, en el centro de Montevideo, el Frente Amplio pareció anoche adelantar unas largas horas su reloj y vivió el cierre de campaña como un festejo anticipado de las elecciones del domingo. En un multitudinario acto con fuerte clima festivo (asistieron 150.000 personas, según las estimaciones), el candidato oficialista y favorito en las encuestas, José Mujica, puso fin a su campaña electoral con la promesa de continuar las políticas del popular gobierno de Tabaré Vázquez y de hacer de Uruguay un país del Primer Mundo.

"El Frente va a ganar porque tiene la razón histórica y [porque es la] prolongación y consecuencia del gobierno de Tabaré Vázquez", afirmó Mujica desde el escenario, mientras era aplaudido por sus simpatizantes, entre los que se destacó la presencia de jóvenes, ancianos y también muchas familias con chicos. "Mirá qué bonito mi voto es, rojo azul y blanco del frente es", coreaba la gente entre frase y frase de Mujica, muchas veces acompañada de los clásicos tambores uruguayos que se usan en el carnaval.

Las últimas encuestas divulgadas ayer coincidieron en que el Frente Amplio alcanzará el mayor caudal de votos en las elecciones del domingo, pero también pronosticaron que Mujica no logrará la mitad más uno de los sufragios y deberá enfrentar al candidato del Partido Nacional, el ex presidente Luis Alberto Lacalle, en un ballottage a fines de noviembre.

En un discurso de casi una hora, el ex guerrillero tupamaro citó como modelo productivo para Uruguay a Finlandia, que pasó de exportar troncos a producir tecnología, y afirmó que el Frente Amplio "vino a cambiar el país, a hacerlo del Primer Mundo".

"Este país vivió 50 años de la nostalgia, soñando con el Maracaná", exclamó en un tramo de su discurso, en referencia a la histórica victoria en la final del campeonato Mundial de Fútbol de 1950 en la que Uruguay derrotó a Brasil por 2-1 en el mítico estadio de Río de Janeiro.

Mujica afirmó varias veces que eso ya pasó, que el país tiene que dejar de mirar el pasado y enfocarse en el futuro, dejar de expulsar a sus jóvenes que no encuentran trabajo y, por el contrario, lograr atraer a la gente de la región para engrosar las filas y construir un país desarrollado.

"Aquí caben millones", subrayó el veterano dirigente, y reafirmó el "sentido de pertenencia a América latina", de la cual se declaró "hermano", más allá de algunas "diferencias" que minimizó, pero sin mencionar a ningún país en particular.

Mujica, reconocido por utilizar un lenguaje informal e improvisar durante sus discursos, se limitó a leer un texto preparado, aunque cerró su discurso a toda máquina: "¡Viva el Frente! ¡Bancatelá y que viva el Frente!"

Poco antes había hablado su compañero de fórmula y candidato a la vicepresidencia, Danilo Astori. Tampoco se olvidó del actual presidente y manifestó que, con Vázquez, "el pueblo aprendió lo que es un gobierno de izquierda y que con ellos es posible cambiar".

Astori, que se mostró totalmente confiado de que el Frente Amplio alcanzará la victoria en las elecciones del domingo, dijo que "lo importante no es la victoria sino el camino".

El candidato a la vicepresidencia, que en junio pasado perdió las internas partidarias contra Mujica, reforzó la postura de su partido de que en Uruguay es necesaria una importante "descentralización", donde "la solidaridad, el altruismo y la tolerancia" sean los pilares fundamentales.

También instó a sus "compañeros" a votar por el sí en los dos plebiscitos que tendrán lugar en coincidencia con las elecciones, para la anulación de la ley de caducidad y para la validez del voto por correo desde el exterior.

Según las últimas encuestas, difundidas ayer, el Frente Amplio alcanzaría entre el 45 y el 49% de los sufragios, mientras que el Partido Nacional obtendría entre el 27 y el 30%, por lo que habría ballottage entre Mujica y Lacalle (ver aparte).

El candidato blanco participó ayer de varias caravanas y actos en el interior, entre ellos uno en Maldonado, y culminará su campaña con un acto en la ciudad de Las Piedras, cerca de Montevideo.

Anoche, en el multitudinario cierre del oficialismo, los candidatos de la fórmula frenteamplista no dudaron en ayudar a levantar hasta el escenario una gigantesca bandera de un kilómetro de largo que los seguidores de la coalición de izquierda tejieron en estos meses de campaña y que hicieron desfilar a lo largo de la avenida 18 de Julio. Para Mujica, esa enseña, hecha con retazos de diferentes banderas, simboliza que "en Uruguay, el mal congénito de la izquierda, la [falta de] unidad, se puede superar".

Horas antes, Mujica había propuesto en el Congreso alcanzar acuerdos con los otros partidos "en algunos grandes temas nacionales, como la educación, preservación del medio ambiente, política energética y la seguridad pública", y lanzar políticas claras de Estado que trasciendan los gobiernos.

Acuerdos con la oposición

"El Frente Amplio buscará acuerdos con los otros partidos para que la acción de gobierno en algunos grandes temas nacionales sea decidida en conjunto y, por lo tanto, tenga carácter de política de Estado", dijo Mujica ante legisladores de su partido y periodistas en el Congreso.

El candidato y posible sucesor de Tabaré Vázquez señaló que intentará lograr esos acuerdos independientemente de si su partido obtiene o no mayoría parlamentaria propia el domingo.

"Hay que poner ciertas áreas fuera de la competencia, ser socios y no competidores en algunas políticas. Y que esa sociedad sea un hecho tan público y notorio que ningún partido la pueda reclamar para sí", dijo. "Es como decir «en estos cuatro puntos vamos a gobernar juntos y que todo el mundo lo sepa. En los demás yo soy gobierno y vos oposición»".

Comentá la nota