Mujica promete profundizar el modelo y Lacalle recortar gastos

El candidato del Frente Amplio apuesta por aumentar el gasto social y fomentar las cooperativas. Lacalle cuestiona el rol del Estado: "Debe estar solo donde es eficaz"
Basta leer los plataformas de gobierno que los principales candidatos a la presidencia a Uruguay plantean para advertir que el próximo domingo los uruguayos decidirán mucho más que al sucesor de Tabaré Vázquez. Aunque durante la campaña las promesas concretas no abundaron, tanto el candidato oficialista José "Pepe" Mujica –que va primero en los sondeos con el 44% de los votos– como el ex presidente Luis Alberto Lacalle del Partido Nacional (o Blanco) –que aspira a ganar en segunda vuelta– han delineado a grandes rasgos los lineamientos que impulsarán en caso de ganar durante los próximos cinco años: énfasis en lo social y profundización del modelo, en el caso de Mujica; apertura comercial y recorte de gastos innecesarios por el lado de Lacalle.

El punto de partida es, cuanto menos, inusual. O difícil de encontrar en otros países. Con sus matices, ambos candidatos reconocen los avances que el gobierno de Tabaré logró durante estos últimos cuatro años, y desde allí hablan del futuro. (ver aparte). "Profundizar lo que hay", bien podría ser, resumido, el mensaje de Mujica. "Mejorar lo bueno y eliminar lo malo", el de Lacalle.

La plataforma electoral de Mujica y su compañero de fórmula, el ex ministro de Economía Danilo Astori, prevé que la economía del país continuará creciendo hasta alcanzar una expansión acumulada del 30% en el próximo período, y estipula una disminución de los impuestos indirectos, entre ellos bajar dos puntos del IVA. Sin embargo será el aspecto social, como ambos lo han dicho, la columna vertebral de su gobierno. Prometen profundizar las programas sociales que han permitido a Tabaré bajar la pobreza y contar con un respaldo superior al 60%, aspiran a crear 200.000 nuevos puestos de trabajo, fortalecer las cooperativas y las pymes y focalizar la inversión en infraestructura para apoyar el desarrollo productivo.

Si algo queda claro y podría esperarse de un segundo mandato del Frente Amplio, de acuerdo a la plataforma electoral, es que el Estado seguirá jugando un rol sumamente activo. Más aún, si el oficialismo logra mantener la mayoría legislativa en el Parlamento. Y ésta es, quizá, una de las grandes diferencias con el programa de gobierno que impulsa Lacalle.

Con tinte liberal, dice la plataforma de Lacalle-Larrañaga respecto al rol del Estado: "Concebimos un Estado fuerte y eficaz en aquellas funciones que le son propias y naturales, dejando a la iniciativa y libertad particular, ejercida dentro de la ley, la elección de las opciones de vida". Ayer, Lacalle volvió a reforzar esta idea: "El Estado, que no es un fin en sí mismo sino que es un medio, tiene que crecer y avanzar donde lo queremos fuerte y eficaz. Pero tiene que irse de donde nunca debió estar. Tener una línea aérea, por ejemplo, no es un fin esencial del Estado", dijo en una entrevista a lanación.com.

El candidato de los blancos asegura que en un eventual gobierno suyo se seguirán llevando adelante todas las políticas sociales "verdaderas y auténticas". Pero lo cierto es que su frase de que usará una "motosierra" para cortar gastos inútiles (luego reconoció que fue un error) es hoy uno de los principales argumentos del oficialismo a la hora de atacarlo.

Las plataformas de ambos candidatos también chocan en materia de política exterior. El candidato blanco, crítico del Mercosur, aspira a una mayor apertura comercial, que incluiría un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Pese a los históricos reclamos de Uruguay, Mujica apuesta, en cambio, a la integración regional. "No nos vemos como una casita linda en un mal vecindario: creemos en el potencial de la región", dice su plataforma.

Comentá la nota