Mujica ya piensa en el gabinete y busca que se sumen opositores

Los sondeos le dan unos 10 puntos de ventaja. Trascendió que en Cancillería, Interior y Trabajo designaría a gente de su estricta confianza. Y que quiere a un ex guerrillero al frente de Defensa. Integraría a blancos y colorados con perfil técnico.
Es apenas una situación risueña, pero refleja el ambiente optimista que se vive a estas horas en el Frente Amplio. Cuentan los allegados a José Mujica que el líder centroizquierdista bromea con los suyos sobre la posibilidad de que sea su esposa, la legisladora y ex guerrillera Lucía Topolanksy, la que deba tomarle el juramento constitucional de rigor si el domingo próximo vence en el balotaje, tal como lo vaticinan todos los sondeos. Ello es posible porque Topolansky, al ser la senadora más votada en la primera vuelta del último 25 de octubre, será la encargada de presidir la Asamblea parlamentaria en la que asumirá el mandatario entrante. "Eso sí que será digno de Gabriel García Márquez", afirman que suele comentar el dirigente tupamaro aludiendo a la casi novelesca situación.

El buen clima se percibe incluso cuando se desmenuzan asuntos más serios, que tienen que ver con cuestiones de Estado. Por lo pronto, los diez puntos de ventaja promedio en la intención de voto que los sondeos le atribuyen a Mujica sobre su competidor, el ex presidente Luis Lacalle, del Partido Nacional, le han dado al referente frenteamplista el oxígeno suficiente como para que ya se sienta virtual presidente y, en tal carácter, empiece a configurar su gabinete. Al respecto, fuentes partidarias aseguraron a Clarín que Mujica designaría en la Cancillería y en los ministerios de Trabajo, Interior y Defensa a personas "de su más estricta confianza", en tanto que convocará a blancos y colorados de perfil "técnico" a formar parte de su equipo ministerial de gobierno. El área económica será, en tanto, cedida a dirigentes cercanos a Danilo Astori, el candidato a vicepresidente y jefe de una importante línea interna del Frente.

En sustancia, el optimismo de Mujica se apoya en lo que afirman los encuestadores, para quienes la alianza oficialista también arrastraría votos del Partido Colorado. Además, en el balotaje sólo se computan los sufragios positivos, por lo que -al achicarse la base de cálculo- los candidatos oficialistas superarán con holgura el límite del 50%. Las ofertas a la oposición son una continuación del llamado a un "pacto nacional" que Mujica efectuó antes de la primera vuelta. "Hoy lo que hay que definir es una actitud abierta porque, aunque tengamos mayoría parlamentaria, sería un error de nuestra parte creernos dueños del Uruguay", dijo Mujica al diario Ultimas Noticias. Cuando se le preguntó si el gabinete estaba abierto, respondió: "Todo es posible. No se trata de repartir cargos, se trata de tener acuerdos básicos". El líder tupamaro cree que hay problemas esenciales del Uruguay que sólo pueden despejarse con una labor de largo aliento. Las fuentes consultadas afirmaron que, si gana, Mujica convocaría el mismo domingo a un "pacto nacional" centrado en cuatro áreas (educación, seguridad, medio ambiente y energía) con el fin de concertar políticas de Estado decididas en conjunto.

Por su buen vínculo con el senador Jorge Larrañaga, compañero de fórmula de Lacalle, Mujica aspira a que ese legislador sea su "interlocutor" con el Partido Nacional. Ambos han forjado una buena relación en el Legislativo en su calidad de miembros de esa casa. Hasta ahora, Lacalle se ha mostrado predispuesto a la idea de su rival, aunque uno de sus allegados aclaró que las negociaciones deben ser llevadas por el directorio de la agrupación cuyo titular es, justamente, el ex presidente. Ciertos dirigentes intermedios colorados y blancos ya indicaron que aceptarían participar en un nuevo gobierno de la centroizquierda.

Para marcar diferencia con sus rivales, los frenteamplistas subrayan que están ofreciendo compartir el manejo de asuntos que podrían administrar por sí solos. Pero hay un área donde no existen las concesiones. Trascendió que Mujica prefiere a un ex guerrillero al frente de Defensa. Un dirigente tupamaro dio razones de esa elección al hablar con el semanario Búsqueda: "Nadie -dijo- conoce a los militares como nosotros"

Comentá la nota