Mujica y Lacalle en la recta final por la presidencia

Los candidatos del Frente Amplio y el Partido Nacional recorren el país. Mujica respetará el resultado adverso del plebiscito por la Ley de Amnistía.
Los candidatos presidenciales uruguayos del Frente Amplio (FA) y del Partido Nacional (PN) iniciarán entre hoy y mañana recorridos por el interior del país, con vista a la segunda vuelta del acto eleccionario que se llevará a cabo el 29 de este mes.

Los candidatos frenteamplistas, José Mujica-Danilo Astori, resolvieron no realizar actos masivos sino mantener contactos cara a cara con los ciudadanos y en los comités de base departamentales, indicó Prensa Latina. Este periplo se organizó en dos vertientes, ya que además de los máximos referentes también participarán los líderes de los sectores con representación parlamentaria integrantes de la coalición de izquierda gobernante.

El Frente Amplio de cara al ballotage, también resolvió incluir la economía a los cuatro temas del Acuerdo Nacional propuestos por la izquierda a la oposición, donde ya figuran seguridad, educación, medio ambiente y reforma del Estado.

El candidato a presidente por la coalición nacida en 1971 y que reúne a socialistas, comunistas, ex guerrilleros "tupamaros" e independientes, entre otros sectores, José Mujica afirmó que si es elegido acatará la decisión popular de mantener en vigor una ley que amnistió a los violadores de los derechos humanos en la última dictadura en este país (1973-1985). "Creo que a nosotros hoy no nos cabe otra cosa que acatar la decisión de la ciudadanía, porque otra cosa no se puede", manifestó el dirigente en una entrevista publicada por el matutino La diaria de Montevideo. El rechazo del plebiscito causó desazón entre agrupaciones de familiares de personas desaparecidas durante el régimen de facto.

Por su parte, los representantes del opositor Partido Nacional, el ex presidente Luis Alberto Lacalle y Jorge Larrañaga, comenzarán este jueves sus visitas a los departamentos uruguayos según lo informó su comando de campaña. El senador Sergio Abreu, vocero oficial de los nacionalistas, dijo que la fórmula emitirá un mensaje centrado en el concepto de equilibrio, tendiente a pedir que la agrupación ejerza el Poder Ejecutivo en el próximo período, habida cuenta que el FA dominará ambas cámaras legislativas.

Este argumento fue esgrimido por Lacalle en cuanto se confirmó que el FA tendrá mayoría parlamentaria, según establece el conteo definitivo de votos de la primera vuelta electoral, celebrada el 25 de octubre último. Sin embargo, el matutino La República, de claro apoyo a la alianza de izquierda gobernante, recordó ayer que en 1999 el propio Lacalle apoyó en la segunda vuelta al candidato colorado, Julio Batlle, bajo el argumento de que su oponente, el frenteamplista Tabaré Vázquez, no podría gobernar justamente por no contar con mayoría propia en el Congreso.

UNA DENUNCIA CONTRA MUJICA. Otro de los diarios de mayor tirada como El País, publicó la preocupación de Carlos Montaner, un periodista cubano que vive en Madrid y que a través de una columna en la cadena CNN expresó que en la madre patria existe intranquilidad por la vinculación del candidato frenteamplista con la organización terrorista vasca ETA. "Es un tema bastante delicado y nadie que esté enterado en Uruguay pone en duda que, aunque el señor Mujica no quiera que se hable, durante mucho tiempo la ETA y los Tupamaros –de donde proviene el candidato- tuvieron una relación fraternal y se prestaron servicios mutuamente" dijo Montaner.

La conexión de la que habla el periodista de la CNN se remonta a los episodios del Hospital Filtro que tuvieron lugar en 1994, cuando un grupo de manifestantes se negaban a extraditar a España a tres integrantes de la organización terrorista vasca. Montaner recuerda que Mujica encabezó esa protesta en la que hubo decenas de heridos y un muerto. "Todo para impedir que el gobierno democrático de Uruguay deportara unos asesinos de la ETA que estaban en territorio uruguayo" expresó.

Comentá la nota