Mujica, Lacalle y Bordaberry lideran los sondeos en Uruguay

Son del Frente Amplio y los partidos Nacional y Colorado, respectivamente.
A dos días de las elecciones internas de todos los partidos uruguayos, una encuesta publicada ayer por el diario El País muestra que -de seguir la misma tendencia- en las elecciones presidenciales de octubre el Frente Amplio obtendría 44% de votos y todos los partidos de la oposición reunidos (el Nacional, el Colorado y el Partido Independiente aunque éste sólo cuenta con un 1% de adherentes) sumarían el 47%.

Estas cifras han llevado a varios analistas políticos a pensar que, en octubre, el balotaje es el escenario más probable. De ser así, los uruguayos conocerían el nombre de su nuevo presidente recién en el mes de noviembre.

El politólogo Adolfo Garcé fue uno de los que empezó a hablar de los comicios de octubre y de una segunda vuelta. "Es muy probable que esto suceda ya que el Frente Amplio ha tenido una fuga de votos tanto por izquierda como por el centro", sostuvo. Garcé, además, ve como imposible que en este tiempo el Frente pueda captar votos. "Es excepcional el crecimiento de un partido mientras esté en el gobierno", indicó.

César Aguiar, de la consultora Equipos Mori, cree también en ese escenario de balotaje. "Sería un error grave para el Frente Amplio creer que gana en primera vuelta; es posible pero no es el resultado más probable", sostuvo. "En este tiempo el Frente no va a tener que dedicarse sólo a sus 'viejos creyentes'; deberá atender también a otros dos grupos: los que no son votantes 'afines' y a aquellos que en 2004 le dieron su respaldo por estar cansados de los partidos tradicionales", añadió.

En este último punto, la presencia de Danilo Astori en la fórmula presidencial es vista como fundamental para captar votos de centro. Eso fue lo que sucedió en las últimas elecciones, cuando mucho tiempo antes Tabaré Vázquez lo anunció como ministro de Economía.

Astori es hoy uno de los tres precandidatos del Frente Amplio pero, según coinciden todas las encuestas, no tiene chance alguna de ganar, salvo que ocurra algún imponderable, ya que está más de 20 puntos debajo del senador José Mujica.

En el Frente Amplio, en general, se ve con muy buenos ojos la fórmula Mujica-Astori, porque sería de todas la que contaría con mayores posibilidades de triunfar en octubre o, en su defecto, en noviembre. Difícilmente esta fórmula pueda sellarse el domingo pero, según pudo saber Clarín, sería anunciada días más tarde.

En este aspecto, en el Partido Nacional (también llamado Blanco) las cosas parecen estar más clara. Sea cual fuere el resultado del domingo, esa misma noche, casi con seguridad, quedará sellada la fórmula Lacalle-Larrañaga o Larrañaga-Lacalle.

Al estar cerrada la interna del partido Colorado, donde Pedro Bordaberry capta más de dos tercios del total de posibles votantes, la interna blanca es la única que presenta una real competencia, por más que todos los sondeos dan como vencedor al ex presidente.

La consultora Equipos Mori mostró a Lacalle con un 57% de intención de voto frente a un 41% de Larrañaga. La consultora Cifra marcó una diferencia de 9 puntos.

Teniendo en cuenta que el Frente Amplio y el Partido Blanco captan hoy la mayor parte del electorado con una importante ventaja sobre el Partido Colorado, si no se produce un brusco cambio de escenario -lo que parece improbable- el próximo presidente de Uruguay, elegido en octubre o noviembre, sería o Mujica o Lacalle.

Comentá la nota