Mujica, candidato presidencial de la izquierda uruguaya

Aunque logró la victoria, el senador tupamaro deberá enfrentar internas con otros postulantes
MONTEVIDEO.- La coalición de la izquierda uruguaya, Frente Amplio, eligió ayer al senador tupamaro José Mujica, de 74 años, como candidato presidencial, aunque tras un acuerdo político autorizó a los demás precandidatos a enfrentarlo en elecciones internas abiertas que se celebrarán en junio próximo.

El congreso terminó con una muy festejada victoria del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) y del Partido Comunista del Uruguay (PCU), que superaron los dos tercios necesarios para elegir una fórmula presidencial con miras a las elecciones de octubre de 2009.

Para preservar la unidad de la izquierda y sus expectativas electorales, el congreso decidió que todos los postulantes propuestos pudieran competir en igualdad de condiciones en las internas, que serán simultáneas en todos los partidos que integran la coalición.

La apabullante mayoría de tupamaros y comunistas significó una dura derrota para el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, que había intentado promover a su delfín Danilo Astori en una fórmula conjunta con José Mujica.

Astori, ministro de Economía hasta su renuncia, en septiembre pasado, para dedicarse a su candidatura presidencial, no apareció ayer por el congreso. Prefirió irse al Estadio Centenario para ver el clásico Peñarol-Nacional.

"¡Unidos, vamos a vencer!", exclamó Mujica minutos después de ser proclamado candidato del Frente Amplio, en un breve discurso en el que reclamó respeto para los precandidatos que compitan con él para lograr la postulación presidencial.

Las últimas encuestas muestran que las preferencias del electorado frenteamplista no coinciden con la composición política del congreso. La intención de voto está polarizada entre Mujica y Astori, cada uno con un porcentaje que oscila alrededor del 40 por ciento, aunque el ex ministro de Economía tiene una leve ventaja.

Los dirigentes del MLN-T y del PCU tenían votos de sobra para dejar definida ayer la fórmula presidencial del Frente Amplio y su programa de gobierno, pero respetaron la tradición política de la izquierda de buscar consensos internos. De ahí que los dirigentes pactaran que todos los precandidatos puedan competir en las elecciones internas en igualdad de condiciones.

Además de Mujica, que obtuvo el respaldo del 72 por ciento de los delegados, quedaron habilitados para las primarias de junio el intendente de Canelones, el independiente Marcos Carámbula (42,5 por ciento de respaldo); Danilo Astori (23,7 por ciento); Daniel Martínez, ministro de Industria (21,6 por ciento), y Enrique Rubio, de la Vertiente Artiguista (17,1 por ciento).

La votación de Carámbula, que ya había anunciado que no competiría por la candidatura, fue una picardía política de tupamaros y comunistas, que le "prestaron" votos para dejar a Astori en tercer lugar.

Las propuestas que buscaban un giro a la izquierda del perfil frentista fueron bloqueadas o expresadas con cierta ambigüedad, para preservar el equilibrio interno del Frente Amplio.

Así, la moción para imitar al gobierno argentino en la estatización de las administradoras de fondos de pensión no logró los votos necesarios para que se incluyera en el programa electoral.

Pese a ello, la victoria de tupamaros y comunistas favorece un acercamiento del Frente Amplio a una línea de izquierda representada en la región por Venezuela, Bolivia, Ecuador y la Argentina, los gobiernos preferidos por esos sectores. Por su parte, Vázquez y Astori han defendido un perfil de izquierda más parecido al de la Concertación de Chile.

El Partido Nacional

Vázquez y su entorno político consideran que si Mujica es finalmente el candidato del Frente Amplio, la izquierda perderá las elecciones de 2009 ante el opositor Partido Nacional (blanco), al alejarse del voto de centro.

Además, entienden que Mujica no tiene capacidad ejecutiva para gobernar, y que su línea política pone en riesgo el equilibrio buscado por el primer gobierno de izquierda del Uruguay.

Las deliberaciones del congreso tuvieron como marco las duras declaraciones previas de Mujica. El viernes, el dirigente tupamaro denunció haber sufrido "todo tipo de presiones" para que aceptara presentarse como candidato a vice en una fórmula encabezada por el oficialista Astori.

El candidato de Vázquez había reiterado antes del congreso su deseo de liderar esa fórmula, una postura que ahora tendrá que revisar, ya que el tercer puesto obtenido en el congreso lo aleja de una posible candidatura presidencial.

Comentá la nota