Mujica no afloja pese a ser favorito

A cinco días de las primarias de todos los partidos políticos, el precandidato del Frente Amplio, ex dirigente guerrillero y que arrasa en las bases, tuvo un encuentro con empresarios. El oficialismo cerró campaña mostrando unidad.
En Uruguay, la campaña por la candidatura presidencial del Frente Amplio (FA) llegó ayer a su fin y José "Pepe" Mujica, favorito según las encuestas, abrió un espacio en su agenda para un encuentro con empresarios. Con asado, achuras y vino de por medio, el Pepe recibió en su quincho a dos de los representantes del establishment en Uruguay, Diego Balestra y Alfonso Varela, titulares de las cámaras de Industria y Comercio. "Lo menos que se puede hacer es escuchar, informarse y debatir", señaló el ex guerrillero tupamaro tras el encuentro. La misión de los hombres de negocios fue clara: con parrilla humeante de fondo, el objetivo fue hacer lobby en contra del proyecto de ley de negociación colectiva que se encuentra en estos momentos en el Parlamento.

De acuerdo con el texto del proyecto, la negociación colectiva pasaría a ser obligatoria como el único método para negociar los salarios mínimos y las condiciones de trabajo en las distintas ramas de actividad. Actualmente, la negociación colectiva sólo se practica donde existen sindicatos lo suficientemente fuertes como para imponerla frente a las empresas y, por eso, los empresarios no quieren saber nada con la institucionalización de la práctica. De allí la visita al candidato de izquierda del oficialismo.

La estrategia de los lobbistas consiste, al menos, en dilatar el tratamiento del proyecto para después de las elecciones del 25 de octubre, bajo el argumento de que los meses previos a una elección presidencial no constituyen el mejor clima para discutir el asunto. No obstante, una hipótesis es que cuentan con que para esa fechas, renovación parlamentaria de por medio, el oficialismo haya perdido su actual mayoría en ambas cámaras del Congreso y el asunto se diluya con un gobierno del Partido Nacional.

Sin embargo, Mujica les dejó en claro que cualquier decisión al respecto le corresponde al FA en tanto partido. "Yo no puedo garantizar que no se vaya a tratar antes de fin de año. Cualquier cosa que yo diga es prematura y, además, escucho a los interlocutores con el respeto que se merecen, pero el Frente es el que decide", explicó el fundador del Movimiento de Participación Popular (MPP), y se retiró a dormir una siesta luego del encuentro.

La campaña entre los tres precandidatos frenteamplistas se desarrolló durante meses y ahora el asunto se dirimirá en las urnas: coexisten el ex ministro de Economía de Tabaré Vázquez, Danilo Astori; el intendente del departamento de Canelones, Marcos Carámbula, y el propio Mujica, que a pesar de contar, según los sondeos, con más de doce puntos de diferencia sobre Astori, no aflojó con los actos en los últimos días (ver aparte).

El último sábado 20 fue el día de cierre de campaña de su propio espacio, la lista 609, y, por la tarde, una multitudinaria caravana de autos, motos y bicicletas inundó el centro de Montevideo desde 16 calles distintas, teniendo como punto de encuentro la plaza Lafona.

Sobre el escenario, Mujica alabó la gestión de Vázquez y remarcó que el FA es el mejor instrumento del pueblo uruguayo para progresar. "Sin el Frente como herramienta de las masas para impulsar los cambios sólo nos quedaría ir para atrás, abdicar de la lucha y traicionar nuestros ideales", exclamó el viejo líder guerrillero entre miles de aplausos.

Asimismo, Mujica insistió sobre la importancia de que los tres precandidatos del oficialismo se mantengan juntos a lo largo de toda la campaña que queda por delante. "Cuando hay calenturas, déjenlas pasar. La unidad es una cuestión de principios", explicó.

Hacia el final del acto, el favorito del Frente se despachó con críticas a los blancos y colorados, que, según Mujica, se pasaron el último año pidiéndole al gobierno que realizara ajustes fiscales para que el Estado dispusiera de más fondos frente a la actual crisis internacional. "Eso lo dicen ellos porque los doctores nunca pasaron hambre", exclamó.

Comentá la nota