La mujer más rica de Alemania, extorsionada por un ex amante

Es la dueña del 46% de BMW. El hombre la amenazó con difundir fotos de sus citas amorosas.
La historia ya genera revuelo en Alemania. La mujer más rica de ese país, Susanne Klatten, una de las principales accionistas de la automotriz BMW, fue víctima de una extorsión millonaria por parte de un ex amante que la amenazó con publicar fotos comprometedoras.

El caso salió recién ahora a la luz, aunque lleva varios meses. La empresaria, de 43 años, dueña del 46% de BMW, presentó en enero ante la fiscalía de Munich una denuncia por fraude y extorsión contra su ex amante suizo y su cómplice italiano, líder espiritual de una secta. Antes de fin de año se elevarán cargos contra ellos, informó ayer en Munich el fiscal general de Baviera, Anton Winkler. Klatten, casada y madre de tres hijos, con una fortuna personal estimada entre 10.000 y 13.000 millones de dólares, conoció al suizo Helg Sgarbi (41), a mediados de 2007 en el bar de un hotel, según diarios de Alemania y de Italia.

Al parecer, la mujer fue seducida por Sgarbi y en las semanas siguientes mantuvo apasionados encuentros con él en distintos hoteles lujosos de Munich (sudeste), según el diario alemán Bild.

Varios medios alemanes y extranjeros precisaron que Klatten fue chantajeada durante meses por el suizo bajo la amenaza de publicar fotos o películas de sus encuentros, que habían sido tomadas por el italiano Ernani Barretta, de 63 años. Uno de esos videos habría sido grabado desde la habitación vecina a la que ocupó la pareja de amantes en el Holiday Inn.

En septiembre del año pasado, poco antes de terminar la relación, el amante le dijo que unos mafiosos lo perseguían por haber atropellado al hijo de un miembro de la mafia estadounidense y le pidió a Klatten 7,5 millones de euros (9,5 millones de dólares). Ella al parecer le creyó y le dio el dinero en billetes de 200 euros en el garage de un hotel, según la prensa.

Entonces, Sgarbi le envió a Klatten un DVD con las imágenes comprometedoras grabadas por su cómplice, y una carta en la que le pedía 40 millones de euros para no hacerlo público. La multimillonaria aceptó reunirse con él en enero en un centro comercial de Tirol, Austria. Pero en su lugar envió a la Policía.

Hasta ahora Klatten no hizo declaraciones. El portavoz de la oficina criminal federal de Austria, Helmut Greiner, confirmó ayer a la agencia de noticias APA que los dos hombres fueron detenidos en Austria en enero y extraditados a Munich, donde se lleva adelante la investigación.

Según un portavoz de Klatten, ella decidió presentar la denuncia porque se dio cuenta de que la relación con el suizo "tenía un trasfondo exclusivamente criminal. El objetivo fue desde el principio engañarla y sacarle dinero". El vocero dijo que el chantaje comenzó hace un año y que las sumas exigidas fueron en aumento hasta que Klatten acudió a la justicia "pese a las consecuencias desagradables que traían aparejadas para sí misma". Sgarbi es un ex oficial suizo que habla ocho idiomas, pero que ya estuvo en la cárcel, según la prensa italiana. Barreta, a su vez, ya había sido acusado en 1990 por fraude y extorsión después de haberse hecho pasar por curandero y cobrar a miles de mujeres por sus supuestos tratamientos, según el periódico suizo SonntagsBlick.

Klatten es hija de Herbert Quandt, el industrial que salvó a BMW del colapso en 1967 y la convirtió en una de las compañías más importantes del país.

Comentá la nota