Una mujer, cerca de ser presidenta de Costa Rica

SAN JOSE.- Considerada la discípula del mandatario Oscar Arias, Laura Chinchilla buscará en las elecciones del domingo próximo mantener el poder para el Partido Liberación Nacional (PLN) y convertirse, a la vez, en la primera presidenta de la historia de Costa Rica, la democracia más antigua de América latina.
Chinchilla es calificada por sus cercanos colaboradores como una mujer fuerte y decidida. Para llegar a la presidencia deberá enfrentarse al derechista Otto Guevara, del Movimiento Libertario, y a Ottón Solís, de Partido Acción Ciudadana (PAC), de centroizquierda, dos de los principales candidatos opositores.

A pesar de que sus rivales la acusan de ser una "marioneta" del presidente Arias, la candidata oficialista encabeza todas las encuestas, aunque podría enfrentar una segunda vuelta si no supera el 40% de los votos.

Según un estudio de la firma Unimmer publicado ayer, Chinchilla obtendría el 41,9% de los votos; seguida por Guevara, con 22,9%, y por Solís, con 19,9%.

De lograr su objetivo, Chinchilla daría continuidad a muchas de las políticas del actual gobierno y, sobre todo, del PLN, partido que ha ocupado el poder en 32 de los últimos 50 años con una filosofía socialdemócrata, aunque ha recibido críticas por su inclinación neoliberal.

Elegante, de voz fuerte y facciones duras, Chinchilla fue vicepresidenta, ministra de Justicia y ministra de Seguridad durante un pequeño lapso en el gobierno de Arias (2006-2010).

En octubre de 2008 dejó sus cargos para buscar protagonismo propio y lanzar su candidatura. Aunque ha expresado abiertamente su deseo de continuar con las obras exitosas del actual gobierno, Chinchilla intentó desmarcarse de la sensación de cualquier influencia fuerte de Arias sobre ella.

"Tengo gran fortaleza interna. Me siento muy segura de mí misma" y "lo que viene es mi gobierno, no el de Oscar Arias", dijo recientemente.

Apoyada en su eslogan de campaña, "firme y honesta", la candidata asevera tener el liderazgo suficiente como para comandar el gobierno y basó sus propuestas en la generación de más empleo, mejor educación, atención a las clases desprotegidas y un aumento del 50% en el presupuesto para seguridad ciudadana.

Chinchilla está casada con un español y es madre de un hijo. Se graduó en Ciencias Políticas en la Universidad de Costa Rica y tiene un máster en Políticas Públicas de la Universidad de Georgetown. Desde 1990 trabajó como consultora en América latina y Africa para organismos internacionales en el área de reforma institucional, con especial énfasis en seguridad pública.

Comentá la nota