La mujer del abogado asesinado ya declaró y ahora tiene custodia policial

Entre una gran cantidad de declaraciones que se han tomado, ya brindó su testimonio la esposa del abogado Marcos Alonso, asesinado el lunes pasado. Los investigadores confían en los resultados de las pericias que se hicieron para encontrar a los homicidas.
La mujer del abogado penalista Marcos Alonso, asesinado a balazos el lunes pasado y abandonado en el asiento trasero de su automóvil, declaró en el marco de la causa y la fiscal que interviene dispuso una custodia policial para brindarle seguridad. Los investigadores se muestran esperanzados en que las pericias que se están realizando en la sede de Policía Científica de Mar del Plata permitan identificar a alguna de las personas que estuvieron involucradas en el caso, teniendo en cuenta que se habla de al menos dos responsables del crimen.

Una de las novedades que se conocieron ayer tiene que ver con la declaración de Fabiana Márquez, de 43 años, pareja de Alonso y con quien acababa de tener una beba. El contenido de lo declarado por la mujer no trascendió, aunque habría aportado datos del porqué la víctima se mostraba sumamente atemorizado en los días previos a su desaparición y muerte.

Aunque uno de los aspectos de la causa donde se centran las mayores expectativas de los investigadores se vinculan con las pericias que se han venido realizando desde la madrugada del lunes, cuando se encontró el Peugeot 307 con el cuerpo de Alonso. Entre ellas, se menciona un trozo de guante de látex que recubre la falange de un dedo y que se encontró cuando retiraron la cinta de embalaje que envolvía la cabeza y amordazaba la boca de la víctima. Pero también se cuentan las comparaciones de muestras de tierra que se tomaron en diversos puntos de la ciudad buscando el lugar donde se habrían detenido los asesinos para cometer el crimen.

En el mismo sentido, se están examinando dos armas de fuego secuestradas en el marco de la investigación de un ataque a balazos cometido en la madrugada del miércoles, contra un comerciante del barrio Hipólito Yrigoyen, para establecer si se usaron en el homicidio de Alonso.

El miércoles a las 0.30 un llamado telefónico alertó a la línea de emergencias 101 sobre una persona herida por un disparo en Muñoz y Sarmiento. Los policías que llegaron al lugar encontraron a un comerciante con escoriaciones en una pierna debido a un balazo que recibió cuando le abría la puerta a un cliente, efectuado por una de las dos personas que iban en una moto. Los balazos no iban dirigidos al comerciante sino a una vivienda vecina, donde vive una joven que tras el hecho se presentó en la comisaría Segunda para denunciar lo ocurrido ya que habría un problema personal entre ella y los agresores.

Con las características que les dieron vecinos del barrio sobre el agresor, los uniformados partieron tras el ciclomotor, localizándolo a la altura de Urquiza al 4100. Allí, fue identificado un adolescente de 17 años, en tanto que se encontraron dos pistolas Bersa 9 milímetros que habían sido ocultadas en un cantero. También allí se hallaron dos revólveres calibre 22, los cuales ahora están siendo periciados para conocer si hay vínculo con el crimen de Marcos Alonso.

Tras el secuestro de las armas, quedaron aprehendidos un adolescente de 17 años y un joven de 24, identificado como Miguel Angel Zárate, conocido como "Cepillo".

La búsqueda de un arma determinada se debe a que se estableció con la autopsia y el hallazgos de casquillos y plomos en el auto de Alonso que fue de calibre 22 la que se usó en el asesinato.

Comentá la nota