¿Por qué no se mueve más el dólar?: opinan especialistas

Desde el 6 de enero está anclado en 3,47 pesos.
“¿Cómo era eso que el precio del dólar iba a seguir subiendo?”, podría ser, si uno quiere, la pregunta de algún desprevenido que no termina de comprender bien por qué la divisa estadounidense opera en el mercado minorista en el mismo valor desde el 6 de enero pasado.

En diálogo con cronista.com, diferentes operadores explicaron los motivos por los cuáles el dólar parece haberse estancado en $ 3,47 para el sector minorista.

“El dólar se ubica en este valor porque el Banco Central, el principal demandante y también operador, está recomponiendo reservas luego de la fuga de capitales que se vivió a fines de 2008”, explicó Juan José Vázquez, analista senior de Bull Market.

“Por la depreciacion tanto del real como del euro respecto al dolar a partir de mediados del 2008, el Central mantiene una postura de convalidar leves alzas en el tipo de cambio nominal para evitar una apreciacion mayor en el tipo de cambio real. Para eso absorve los dolares cuando la oferta es superior a la demanda para que no caiga el tipo de cambio nominal”, añadió Vázquez.

Asimismo, el operador recordó que en este último tiempo hubo una gran liquidación de granos y de soja. “Los agricultores estan aprovechando la suba en el precio internacional de la soja para liquidar sus stocks de granos”, añadió.

Al ser consultado sobre el corto plazo, consideró que el precio de la divisa “no bajará”. “La tendencia es hasta ahora a la suba. Bajas el Central no convalidará salvo en esporádicas ocasiones”, añadió.

Con vistas a lo que puede suceder en el transcurso del año, Vázquez subrayó que “van a faltar dólares”.

"Se estima que el superavit de balanza comercial sea de u$s 6.500 millones o u$s 6.000 millones. Mientras que el superávit de cuenta corriente se limitaría a u$s 2.000 y u$s 1.500 ya que la diferencia se irá en pagos de utilidades e intereses de empresas e inversiones de no residentes. El superávit de cuenta corriente financia las salidas de Balanza de Pagos (cancelaciones de Deuda e ingreso de Inversiones o fondos del extranjero) y la diferencia origina las variaciones en las reservas del Banco Central", precisó.

“También habrá demanda de privados. No tengo dudas, que el dólar escaseará en el 2009 y el Central perderá reservas. De todas formas, la variable de ajuste será el precio, habrá que ver cuál es el nivel de reservas que esta entidad está dispuesta a perder”, completó.

Por su parte, Bruno Simieli, analista de Intervalores, consideró que el precio del dólar minorista se mantiene estable por un tema de “expectativas a corto plazo”

“No hay plata en el mercado, no hay efectivo y todo, ya está en dólares. Las empresas antes de fines de año acumularon gran cantidad de dólares. De acá a febrero creo que va a estar en estos valores. El tema vendrá después, en la primera semana de marzo o última de febrero. Si siguen las expectativas actuales, cada peso que posea una persona lo va a transformar en moneda estadounidense. Hay mucha incertidumbre por la crisis financiera mundial. Esta semana ingresaron datos de la economía de EE.UU. y fueron peores a los esperados por los analistas”, añadió.

Otros operadores coincidieron en que las evidentes intervenciones del Banco Central hacen muy previsibles las ruedas, donde siempre busca poner un piso y un techo mediante compras y ventas en contado o a futuro.

Según los analistas cuando el circuito cambiario tiende a mostrar alguna oscilación brusca, inmediatamente el Banco Central interviene para estabilizar los precios.

Asimismo, pronosticaron que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner estimulará una gradual caída del peso en el mediano plazo para mejorar así la competitividad de la economía local tras las fuertes depreciaciones de las monedas regionales, especialmente el real de Brasil.

Carlos Risso, de Notibancos, graficó que “dos climas completamente distintos invaden por estos días la city porteña”.

“Por un lado, el calor y los más de 30 grados, propios y habituales de un enero típico y por otro lado, el frío que proviene de un mercado con escasos negocios, sin volatilidad y pendiente casi exclusivamente del accionar del BCRA para definir sus pasos. La tendencia sigue manteniéndose vendedora y nada parece por el momento cambiar ese rumbo. En este escenario en tanto, el BCRA sigue ganando reservas y muy lentamente va acomodando la cotización hacia arriba”, agregó.

“El Gobierno corrió a los compradores de dólares y ahora los necesita ante el exceso de oferta de divisas, lo que obliga al Banco Central a realizar compras para evitar que caiga el dólar, mientras el real brasileño se devalúa todos los días”, añadió otro operador.

“Estacionalmente enero es un mes de oferta de divisas, a lo que hay que sumar los mejores precios de los commodities agrícolas, que hacen que los exportaciones de cereales decidan liquidar sus divisas”, completó.

Comentá la nota