"Si muestran otra actitud, a lo mejor no perdemos...".

INDEPENDIENTE: Gallego no se arrepintió de lo dicho tras el 1-5, prometió encontrar el equipo y contó que habló con los ex técnicos: "Vine preparado".
"Vas a contar qué paraste en el entrenamiento o hay misterios esta semana?

-Yo no tuve misterios. Y si hay misterios, lo descubrieron ustedes muy rápidamente. Me levanto todos los días a las 5.30, veo un diario y todo lo que hice a puertas cerradas sale ahí. No sé qué decirles, si igual va a salir... Pregúntenle a los representantes de los jugadores lo que hicimos.

-En lo táctico, ¿va el 4-4-2 o buscás alternativas?

-Leé mañana el diario y sale cómo nos paramos...

-¿Y qué pretendés con Machín por adentro?

-¿Viste? Esto es joda. Formamos así: Assmann; Moreira, Gioda, Caracoche y Delmonte. ¿Sí? Hicimos dos contenciones que fueron Machín y Vittor. Tres adelante de ellos, uno por derecha que fue el Toti, Montenegro y Mancuello. Y Moreno arriba.

Se acabaron los secretos con Américo Gallego. Cansado de que los medios develen los ensayos de su laboratorio, él solito blanqueó la formación que Olé adelantó en su edición de ayer y que probó a escondidas. "En mis años de carrera como jugador y entrenador, nunca vi una cosa igual. Fueron perfectas las palabras", se asombró el Tolo por la exactitud en la información que anticipaba que, después de sus duras declaraciones tras el 1-5 ante Lanús, sacaría de los 11 que recibirán a Huracán, a Guillermo Rodríguez, Lucas Mareque y Leonel Núñez, situación que se confirmó en la práctica de fútbol en el estadio.

"Aunque miren que Núñez entró en el segundo tiempo, eh. Y después puse a Viola por Delmonte (reemplazante de Mareque). Y entró el Patito (Rodríguez) por Mancuello", aclaró desafiante. Y también Higuaín por Vittor, se averiguó. "Estoy viendo quién está mejor para afrontar un partido tan difícil como el del sábado", no se conformó el técnico.

-¿Seguís pensando que con este equipo podés pelear arriba?

-Sí. Si estamos todos parejos... Quedamos a un punto de Boca, que es un grosso-grosso. Tranquilos.

-Pero a ocho de Lanús...

-Si no es en este campeonato, será en el otro. Pero alguno vamos a embocar.

-¿Se te fue la calentura?

-Pasó que el domingo me sentí como un jugador más. Es muy doloroso perder 5-1... Y después, muchachos, si yo como entrenador no tengo el permiso para hacer los cambios que quiera, me tengo que dedicar a otra cosa: diariero, verdulero, panadero o bicicletero... No es que hayan jugado mal, sino que quiero probar a otros. A lo mejor no sale de lo que hicimos hoy (por ayer). No me quiero pelear con nadie. Me banqué, y me voy a bancar seguramente, hasta que agarremos el ritmo que tiene que tener el equipo. No le echo la culpa a nadie, me banco lo que agarré. Porque si lo agarré sabía con qué condiciones me iba a encontrar. Hay jugadores a los que les tengo que enseñar algunas cosas que no tendría que enseñarles. Pero el fútbol es así. Y estoy para... ¡Qué se yo! Alguno me hará caso, otro dirá que no agarra el consejo del Tolo... Se verá en la cancha.

-¿Te arrepentiste de lo que declaraste?

-Nunca me arrepiento. Como jugador fui así, frontal. Y como entrenador, también. Dicen que tengo suerte, y está bien si la ayudás levantándote todos los días a las 5.30. Pero parece que se me acabó...

-¿Los jugadores se enojaron con vos?

-No sé si piensan todos lo mismo, pero a mi me bastó con que cinco referentes de este grupo digan que la actitud que tuve, para ellos iba a ser positiva... Las cosas que tengo que decir, las digo en caliente, en frío... Puedo pensar dos segundos más, pero las digo igual... Tenemos que revertir la actitud que mostramos este sábado, con Huracán, otro que también juega bien. Y es como dijo Cappa: 'Si se te ponen todos los jugadores adelante del arquero, tenés que resolver los problema'. Y ya empecé con la defensa, para ver si tenemos más solidez. Mañana (por hoy) buscaré los volantes y me queda otro día más para buscar los delanteros. Voy a trabajar así...

-Dos jugadores (Rodríguez y Núñez) aceptaron que los saques, pero no les gustó que digas que les gusta perder.

-Sí, bueno... Está bien que no les guste perder. Lo que tenía pensado lo dije, y no doy marcha atrás. Me parece muy bien que se enojen cuando pierdan. Y que muestren otra actitud. Y si muestran otra actitud, a lo mejor no perdemos... Pero me tiene sin cuidado lo que digan algunos. Porque siempre, y pasó siempre, a los que sacás o se sienten afuera del equipo, salen a hablar (ver "Me dolió..."). Esto es así. Estoy muy bien, tranquilo con lo que estoy haciendo. Me tengo mucha confianza. Sabía que iba a ser difícil. Lo escuché a Borghi y dijo unas palabras importantes. De Pepé ya sé cómo piensa. De Falcioni también, de Burruchaga... Hablo con todos. Y entonces vine preparado. Pensé que podía agarrar en junio, pero tuve que hacerlo ahora. Y esto se soluciona con trabajo.

-¿También buscás levantarle la moral al plantel?

-Acá no se necesita un motivador, acá se necesita trabajo. Inculcarles que así podés revertir la situación. El otro día, entre córners y tiros libres, tiramos 16 centros, y cabeceamos una vez. Fue Pusineri. Con la altura que tenemos...

-¿Pretendés actitud de parte del futbolista?

-Y sí, obvio. Ya están hablando mucho más conmigo. Cuando empecé no me decían ni una palabra... Ojo, les doy confianza para que hagan lo que quieran en la cancha, pero si el técnico les dice desde afuera 'no juguemos al off side...' y lo hacen. Es problemático.

-¿En cuánto conseguirás el equipo que querés?

-No me quiero comprometer con la hinchada. Pero lo voy a conseguir. Como decía Mostaza, paso a paso.

Comentá la nota